Propósitos para 2018

1

Ya es un clásico que las chicas de MMM os contemos nuestros propósitos para el nuevo año. No vamos a hacer repaso de los del año anterior porque -ejem, ejem- igual no todas los hemos conseguido, pero oye, por ganas de hacerlos que no falte, así que para este 2018 volvemos a contaros los objetivos que nos marcamos. ¿Nos cuentas el tuyo?

Organizarme mejor (María Jardón)

A estas alturas ya sabréis que en breve pasaré a formar parte del club de la “trimaternidad” y, para sobrevivir a ello, me parece básico organizarme mejor. Como ya he contado muchas veces en la magazine, la gestión del tiempo no es mi mayor virtud, así que este año, si o sí, pienso mejorar en este punto. ¿Algún consejo?

Virgencita, virgencita, que me quede como estoy (Sara Palacios)

propositos para 2018 dedos cruzados

Si os soy sincera, no me gusta hacer listas, ni propósitos ni nada por el estilo. Y menos ahora, porque para mí el año empieza en septiembre. Así que yo no voy a hacer ninguno sólo a pedir que virgencita, virgencita, me quede como estoy, que soy muy feliz así.

Saborear la felicidad (María Fernández)

felicidad

Tengo todo lo necesario para ser feliz, al menos todo lo importante. Así que para el 2018 lo que me propongo es disfrutarlo al máximo porque a veces, con las exigencias y prisas del día a día, se me olvida lo suertuda que soy

Dejar de estresarme (Urban&Mom)

dejar el estrés

Cada cosa a su tiempo. Este va a ser el lema de este año. Tengo que dejar de preocuparme antes de tener el problema. Simplemente porque hay veces que lo malo que esperas no llega y tú ya te has llevado del sofoco por adelantado. Vamos a disfrutar del momento y a ir despacito.

Cuidarme más (Nat)

cuidarme mas

Suena a topicazo, lo sé, pero es que siempre me lo propongo y luego nunca lo cumplo a largo plazo. Va por rachas, pero casi siempre antepongo todo y yo siempre me dejo en la misma posición: la última y si queda algo. ¡Y así no! Y, no, no te hablo sólo te ese tiempo para hacer deporte, para leer o para ponerme una mascarilla o depilarme las dos piernas seguidas. Te hablo de cumplir a rajatabla con mis revisiones médicas, de escuharme cuando mi cuerpo me está pidiendo algo a gritos o de llevar la misma vida saludable que intento que lleven mis hijas. Este año tengo que cuidarme, más y mejor, y durante todo el año. ¡A ver si lo consigo!

Librarme de los vampiros emocionales (Verónica Trimadre)

Necesito urgentemente dosificar mis energías para guardarlas y canalizarlas solo a personas que me quieren bien. Tenemos que liberarnos de los vampiros emocionales, esos seres tóxicos que alimentan nuestras peores pesadillas. Quiero empezar el Año nuevo con energías renovadas y para ello es imprescindible un proceso de “purga”. Está claro que con determinadas personas nos vemos obligados a tratar, aunque su toxicidad hacia nosotros esté demostrada, pero lo que tenemos que hacer es no dejar que su veneno penetre tan fácilmente en nosotros. Calma, sosiego y a vivir.

Ser feliz (Pilar)

Decoración con velas (Shutterstock)

Mi propósito vital para 2018 y para 2019 y… sería este, siempre el mismo: ser feliz, todo lo feliz que pueda.

Parece egoísta y seguramente lo es pero implica tantas cosas y a tanta gente que es uno de esos propósitos en los que hay que empeñarse con fuerza, con mucho tesón y muchas, muchas ganas.

Ser feliz implica ver felices a la gente a la que quiero y, no sé, pero a mi es que no se me ocurre mejor propósito, la verdad.

El reto de la buena alimentación (Majo)

Ya hace un tiempo que en casa hemos apostado por una alimentación sana. Hemos dejado atrás la comida rápida, los fritos, las grasas saturadas y apostamos por platos muy sencillos y nutritivos.

Webs como la de Juan Llorca, Nutrikids, Cristina Ferrer están en mi lista de favoritos en el ordenador, para no quedarme sin ideas y no tener pereza a la hora de hacer la cena.

Imágenes: Propia (Nat), Shutterstock (Pilar), Unsplash (Verónica),Canal Cocina (Majo), Pixabay

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre