Tácticas amorosas: el tira y afloja

2

amar-juego-tira-afloja

Pues sí, amigas. Ya estamos entrando en la vorágine de septiembre con la vuelta al cole en ciernes, y sopena de que me comparéis con la madre de Inside Out rescatando el recuerdo de su fallido piloto brasileño (bueno, fallida la historia de amor, no el piloto en sí), hoy voy  a dejar volar mi mente. Pero bien lejos. Y os animo a que me acompañéis en el recorrido.

Para ello, tenemos que hacer un viaje en el tiempo y situarnos en los inicios de una de nuestras relaciones de pareja (de cualquier de ellas). Para gozar con mayor realismo la experiencia, os recomiendo que elijáis al más… ¿puedo decir cabroncete? de entre los novios que hayáis tenido.

1. Causa y teoría

Los inicios de toda relación amorosa están impregnados del juego de la seducción. No empecéis a mirarme con incredulidad: todas, y digo bien, TODAS lo hemos hecho. Es algo instintivo, sale solo cuando sientes interés / atracción sexual por otra persona. Por supuesto, ellos también son sujetos activos de este juego, bien respondiendo a nuestras señales si despertamos su atención, o bien tomando la iniciativa.

Da igual quien empiece, la cuestión es que desde el momento en que resulta evidente el interés mutuo, la táctica del “tira y afloja” entrará casi seguro en acción por parte de uno o de los dos amantes. Podríamos decir que la causa de esta ingeniería emocional no es otra que el intento de mantener el interés y el deseo de la otra persona. A estas alturas de la película sabemos que la seguridad y la rutina devoran el deseo, por lo tanto, el tira y afloja se muestra como una forma de sostener la efervescencia sexual. Así, en teoría, cuando uno se muestra huidizo, el otro se ve forzado a desplegar su juego de seducción y de esa manera se reaviva la llama entre ambos, como en un círculo vicioso (uhum). En cualquier caso debemos partir de que en el amor, nunca dos y dos son cuatro, sino una mezcla de dos ingredientes volátiles y sorprendentes, por lo que tenemos que estar atentos a cómo va evolucionando.

relaciones-estrategia_tira-y-afloja-1

2. Práctica

¿En qué consiste realmente la táctica del tira y afloja? Básicamente, se trata de actuar como si fueras gallega, y si de verdad lo eres, tienes que parecer la más gallega entre todas.  Ya sabéis, eso de contestar “ni sí, ni no, depende” o dar una de cal y otra de arena. En definitiva, lo que buscamos es desconcertar, sorprender y sobre todo conseguir que no nos consideren como “seguras” a su lado. Por ejemplificar estas dinámicas, veamos las siguientes situaciones:

– Te mueres de ganas de mandarle un whatsapp, pero no quieres que piense que estás “colgada”. Te retienes.

– Te llama para hacer un plan juntos y empiezas a “dar largas”: no sé, igual más tarde, es que había quedado, luego te confirmo…

– Tienes unas ganas tremendas de darle un beso de órdago, pero le das un besito en la mejilla en plan “bleh, lo hago por cortesía”.

Hay tantos ejemplos como dinámicas relacionales, como posibles contactos, proposiciones, sugerencias e ideas, que en boca de tu pareja te hacen contener(te) por miedo a que la piscina no tenga agua. Puede también algo de miedo, de coraza para por si acaso, pero eso es harina de otro costal…

 3. Peligros. El equilibrio

Lo hacemos todos. Yo recuerdo haberme hecho la interesante y la dura con un chico que me gustaba cuando tenía solo trece años – , por eso creo que es una técnica casi instintiva.

Si sabemos controlar nuestras pulsiones, nuestros arrebatos y no ser tan “evidentes”, estupendo. Pero tampoco debemos de torturarnos en el camino, y aquí se me ocurre pensar en conductas recurrentes y casi obsesivas en las que podemos caer como mirar constantemente el estado en Facebook o en Whatsapp de la persona amada en lugar de dirigirnos a ella, o también quedarnos en casa amargadas para no seguirle en todos sus planes.

amor-seduccion

El juego de la seducción es útil y apasionante, pero en su justa medida, porque también desgasta, e incluso el orgullo mal manejado – esperar que ceda siempre el otro-, puede llevar al final de la relación. De la misma forma, si bien es cierto que percibir en el otro de forma clara que besa el suelo por donde pisas puede hacer que decaiga tu interés, también es verdad que los continuos desplantes, la falta de ilusión compartida, de romanticismo y de muestras de amor pueden llevar a que la relación acabe marchitándose.

Así que sí, adelante con esta táctica, pero sin pasarse de la raya. El amor está hecho para sentirlo, transitarlo y demostrarlo. Es lo más bonito que podemos compartir.

Aclaración final: ¿Qué sentido tiene una reflexión como ésta en una magazine de madres? Pues todo la del mundo: primero, porque de la misma forma que leemos novelas de ficción, nos gusta pensar en todo tipo de realidades, sean las nuestras o no. Segundo, porque hay madres abiertas a encontrar nuevas parejas por el motivo que sea. Tercero, porque hay madres emparejadas que tienen la suerte de seguir viviendo en una montaña rusa emocional. Cuarto, porque ¡quién necesita excusas! Somos madres y mujeres, no amebas.

Fuentes de imágenes: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorEl nuevo delito de acoso
Artículo siguienteSobrevivir a la moda de entretiempo

Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos.
Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com

2 COMENTARIOS

  1. Excelentes concejos, voy a aplicar algunos con mi pareja, creo que el juego de la seducción cuando estas en pareja tiende a morir, pero es de importancia mantenerlo vivo para mantener el interés y salir de la monotonía del día a día.

  2. realmente que buenos consejos, llevo ya bastantes años al lado de mi pareja y aunque el amor este la monotonía se encarga de apagar la llama de la pasión, estos buenos consejos hicieron de mi relación con mi pareja algo que jamas habíamos sentido. muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre