viernes, enero 28, 2022
InicioMujer ActualLo mejor de trabajar con mujeres es... ¡Te lo cuento!

Lo mejor de trabajar con mujeres es… ¡Te lo cuento!

Siempre se ha dicho eso de que las mujeres juntas somos lo peor. Algo con lo que nunca he estado de acuerdo, la verdad. Estoy harta de oír a mujeres decir que ellas prefieren trabajar con hombres, que trabajar sólo con mujeres es un horror. Que si somos envidiosas, que si nos pisamos las unas a las otras, que si todo lo retorcemos y lo complicamos en exceso… ¡pues de eso nada, señoras! Aquí estoy yo hoy, para hablaros de las ventajas de trabajar con mujeres. ¡Y para mí no son pocas precisamente!

Comencé a trabajar con dieciocho años recién cumpliditos y desde entonces, sin buscarlo, siempre he trabajado rodeada de mujeres. Y mal no me ha ido, la verdad. En mi primer trabajo, de dependienta en una cadena española de ropa que seguro conocéis, el 98% de la plantilla por aquel entonces era femenino y en mi trabajo actual, en el que llevo más de dieciséis años, durante mucho tiempo hemos sido solo chicas, aunque ahora tenemos algún chico trabajando con nosotras.

En ninguno de los dos trabajos codearme solo con mujeres supuso un problema para mí, sino más bien todo lo contrario. Y ni os cuento también lo bien que nos va en la redacción de Mujeres y Madres Magazine en la que todas somos también mujeres. Las ventajas de trabajar con mujeres para mí siempre han sido muchas. ¡Os las cuento!

Nuestro sentido de la organización

ventajas de trabajar con mujeres

Sin ánimo de ofender a nadie, y aún sabiendo eso de que las comparaciones son odiosas,  las mujeres somos mucho organizadas en todos los sentidos. Organizamos mucho mejor nuestro tiempo, las tareas que tenemos que realizar y el multitasking es algo innato en nosotras, aunque a veces esta cualidad pese más que sume.

Alta dosis de responsabilidad

No se trata de darnos golpes en el pecho precisamente, ni de colgarnos medallas a lo loco, pero la realidad es que tenemos un gran sentido de la responsabilidad en todo lo que hacemos. Nunca dejamos nada a medias y eso en el resultado se nota. No dejamos cabo sin atar o fleco sin cortar, nuestro sexto sentido nos hace pensar en cualquier variable posible y estamos preparadas ante cualquier imprevisto.

Nos gusta trabajar en equipo

trabajar-con-mujeres-trabajo-en-equipo

Nos es que nos guste, es que disfrutamos trabajando en equipo. Mi experiencia me dice que nos gusta aprender del que tenemos al lado y trabajar en equipo, complementándonos y sumando experiencias y habilidades, es la mejor forma de aprender nuevas cosas y, además, conseguir buenos resultados. Aceptar nuevos retos en equipo es mucho más divertido compartiendo conocimientos y ayudándonos siempre que podemos. Así el día a día en cualquier trabajo resulta mucho más fácil y mucho más estimulante, ¿no os parece?

Empatizamos mucho mejor

ventajas de trabajar con mujeres

Otra de las ventajas de trabajar con mujeres es nuestra facilidad para empatizar con la gente que nos rodea. Cuando llegamos agobiadas a la oficina porque hemos dejado el niño llorando en el cole o en la guardería; cuando tenemos ese día en el que las hormonas andan revueltas y no hay quien nos tosa; cuando necesitamos silencio sepulcral para terminar lo que estamos haciendo porque ese día, sí o sí, necesitamos salir a nuestra hora -ese día no estamos para bromas-; cuando nos ha caído el marrón del siglo y necesitamos ayuda o al menos consuelo…

Y nos reímos de las mismas cosas

Nos hacen gracia los mismos chistes y no nos conformamos con las simplezas o las guarradas con las que disfrutan ellos a veces. Somos más sibilinas, diría yo. ¡Ah y se me olvidaba! Siempre bajamos la tapa del water, otra cosa que también suma.

Creo que sobran los motivos. Para mí trabajar con mujeres es una delicia, la vedad. Y tú… ¿estás o no estás de acuerdo conmigo? Estaré encantada de oír tu opinión sobre el tema. ¿Me cuentas?

Imágenes: Pixabay.com

Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Bueno, mi caso es al revés, soy un hombre y trabajo solo con mujeres así que hay cosas que me gustan y cosas que no:
    1) No me gusta que hagan corrillos entre ellas hablando bajito. No entiendo ese modelo de trabajo.
    2) No me gusta que se refieran constantemente a ellas como «chicas», lo cual yo interpreto que me excluye. Es como si los tíos dijéramos todo el día «hola tios, hola machos, como vaís tios…etc).Lo cual entendería que molestará a las mujeres del equipo.
    3) Las explosiones emocionales, entre ellas y, a veces, conmigo.
    4) No entienden la competencia positiva. Esto es, alquien hace bien las cosas y puede ser un modelo a seguir. Lo ven como amenaza.
    5) Eso sí, traen bizcochos y pastelitos y hablan mucho de niños.
    6) Mezclan lo personal con lo profesional. Si Pepita es muy maja, aunque sea incompetente, les parece lo mejor.
    7)El tema de la temperatura en verano, unas tienen frio, otras calor. Yo me resfrio con los cambios del aíre acondicionado.

    Cuando funciona bien hay cosas postitivas:
    1) El trabajo en equipo.
    2) La empatía.
    3) No parecen ser competetivas, como si somos nosotros,

    Bueno, una reflexión.

    • Soy mujer y desgraciadamente opino como Perico Los palotes. Mi experiencia:

      – Me han dejado fuera del grupo porque no me unía a los corrillos para hablar de sus cosas. Así que corrieron la voz de que yo era borde y sosa.
      – He tenido compañeras que me han gritado, me han levantado la voz, se han juntado dos o tres y me han criticado. Luego han venido a pedirme perdón poniendo de excusa que tenían un mal día (ya sabes las hormonas, etc, etc)
      – Soy una de las que mejores resultados da en la empresa, aún así y con resultados delante, yo era la peor y la que peor lo hacía.
      – Como ataque usan la frase «te comportas como un hombre» «pareces un hombre y no una mujer» «no te juntas con nosotras» «eres muy individualista»
      – Mezclan lo personal con lo profesional
      Yo sólo quería trabajar bien y que me dejaran en paz.
      Lo siento no pretendo herir a nadie, es mi experiencia

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Paula on