Lo mejor de trabajar con mujeres es… ¡Te lo cuento!

2

Siempre se ha dicho eso de que las mujeres juntas somos lo peor. Algo con lo que nunca he estado de acuerdo, la verdad. Estoy harta de oír a mujeres decir que ellas prefieren trabajar con hombres, que trabajar sólo con mujeres es un horror. Que si somos envidiosas, que si nos pisamos las unas a las otras, que si todo lo retorcemos y lo complicamos en exceso… ¡pues de eso nada, señoras! Aquí estoy yo hoy, para hablaros de las ventajas de trabajar con mujeres. ¡Y para mí no son pocas precisamente!

Comencé a trabajar con dieciocho años recién cumpliditos y desde entonces, sin buscarlo, siempre he trabajado rodeada de mujeres. Y mal no me ha ido, la verdad. En mi primer trabajo, de dependienta en una cadena española de ropa que seguro conocéis, el 98% de la plantilla por aquel entonces era femenino y en mi trabajo actual, en el que llevo más de dieciséis años, durante mucho tiempo hemos sido solo chicas, aunque ahora tenemos algún chico trabajando con nosotras.

En ninguno de los dos trabajos codearme solo con mujeres supuso un problema para mí, sino más bien todo lo contrario. Y ni os cuento también lo bien que nos va en la redacción de Mujeres y Madres Magazine en la que todas somos también mujeres. Las ventajas de trabajar con mujeres para mí siempre han sido muchas. ¡Os las cuento!

Nuestro sentido de la organización

ventajas de trabajar con mujeres

Sin ánimo de ofender a nadie, y aún sabiendo eso de que las comparaciones son odiosas,  las mujeres somos mucho organizadas en todos los sentidos. Organizamos mucho mejor nuestro tiempo, las tareas que tenemos que realizar y el multitasking es algo innato en nosotras, aunque a veces esta cualidad pese más que sume.

Alta dosis de responsabilidad

No se trata de darnos golpes en el pecho precisamente, ni de colgarnos medallas a lo loco, pero la realidad es que tenemos un gran sentido de la responsabilidad en todo lo que hacemos. Nunca dejamos nada a medias y eso en el resultado se nota. No dejamos cabo sin atar o fleco sin cortar, nuestro sexto sentido nos hace pensar en cualquier variable posible y estamos preparadas ante cualquier imprevisto.

Nos gusta trabajar en equipo

trabajar-con-mujeres-trabajo-en-equipo

Nos es que nos guste, es que disfrutamos trabajando en equipo. Mi experiencia me dice que nos gusta aprender del que tenemos al lado y trabajar en equipo, complementándonos y sumando experiencias y habilidades, es la mejor forma de aprender nuevas cosas y, además, conseguir buenos resultados. Aceptar nuevos retos en equipo es mucho más divertido compartiendo conocimientos y ayudándonos siempre que podemos. Así el día a día en cualquier trabajo resulta mucho más fácil y mucho más estimulante, ¿no os parece?

Empatizamos mucho mejor

ventajas de trabajar con mujeres

Otra de las ventajas de trabajar con mujeres es nuestra facilidad para empatizar con la gente que nos rodea. Cuando llegamos agobiadas a la oficina porque hemos dejado el niño llorando en el cole o en la guardería; cuando tenemos ese día en el que las hormonas andan revueltas y no hay quien nos tosa; cuando necesitamos silencio sepulcral para terminar lo que estamos haciendo porque ese día, sí o sí, necesitamos salir a nuestra hora -ese día no estamos para bromas-; cuando nos ha caído el marrón del siglo y necesitamos ayuda o al menos consuelo…

Y nos reímos de las mismas cosas

Nos hacen gracia los mismos chistes y no nos conformamos con las simplezas o las guarradas con las que disfrutan ellos a veces. Somos más sibilinas, diría yo. ¡Ah y se me olvidaba! Siempre bajamos la tapa del water, otra cosa que también suma.

Creo que sobran los motivos. Para mí trabajar con mujeres es una delicia, la vedad. Y tú… ¿estás o no estás de acuerdo conmigo? Estaré encantada de oír tu opinión sobre el tema. ¿Me cuentas?

Imágenes: Pixabay.com

Comparte
Artículo anteriorMujeres que son historia
Artículo siguiente10 consejos contra la depresión postvacacional

Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.

2 COMENTARIOS

  1. Bueno, mi caso es al revés, soy un hombre y trabajo solo con mujeres así que hay cosas que me gustan y cosas que no:
    1) No me gusta que hagan corrillos entre ellas hablando bajito. No entiendo ese modelo de trabajo.
    2) No me gusta que se refieran constantemente a ellas como “chicas”, lo cual yo interpreto que me excluye. Es como si los tíos dijéramos todo el día “hola tios, hola machos, como vaís tios…etc).Lo cual entendería que molestará a las mujeres del equipo.
    3) Las explosiones emocionales, entre ellas y, a veces, conmigo.
    4) No entienden la competencia positiva. Esto es, alquien hace bien las cosas y puede ser un modelo a seguir. Lo ven como amenaza.
    5) Eso sí, traen bizcochos y pastelitos y hablan mucho de niños.
    6) Mezclan lo personal con lo profesional. Si Pepita es muy maja, aunque sea incompetente, les parece lo mejor.
    7)El tema de la temperatura en verano, unas tienen frio, otras calor. Yo me resfrio con los cambios del aíre acondicionado.

    Cuando funciona bien hay cosas postitivas:
    1) El trabajo en equipo.
    2) La empatía.
    3) No parecen ser competetivas, como si somos nosotros,

    Bueno, una reflexión.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre