Tiempo para ti

5

tiempo-para-ti-1

Hemos empezado nuevo año y muchas de nosotras, como suele ser habitual, lo estrenamos con una larga lista de propósitos… aún sabiendo que la mayoría no los vamos a cumplir jamás.  Siento ser así de cruel, pero por experiencia, sé que muchas comenzamos el año ya estresadas, con demasiada tarea y con unas metas difíciles de lograr. Y así… ¡empezamos mal!

Antes yo también era de propósitos, pero hace tiempo que me dejaron de gustar, decidí dejarme de frustar por algo que nunca conseguía alcanzar. Quiero leer más, quiero comer más sano, quiero dormir más, quiero ordenar mis miles fotos… ¡Basta ya! Quiero, quiero, quiero…, pero así a grandes rasgos y sin concretar. Y de esta forma siempre terminaba mal. Ahora no pienso en propósitos, me gustan más los objetivos a corto plazo. Prefiero ponerme metas más concretas y así me resultan más faciles de alcanzar. Y con recompensas en el camino que… ¡siempre animan para continuar!

tiempo-para-ti-2

Me gusta vivir con calma cada día, sin prisa, soy de las que si pienso mucho en el futuro me mareo, me da cierto vértigo, me atormento. Por eso prefiero vivir a tope el presente sin agobiarme con lo que vendrá o con todo lo que me quebrará la cabeza en el futuro. Tiempo habrá, ¿qué necesidad tenemos de adelantar las cosas, las preocupaciones o los problemas que no sabemos si llegarán? Llevamos una vida frenética, no me cansaré de decirlo, y corremos el riesgo de que las prisas, el estrés y la sobrecarga que llevamos nos pase factura en algún momento, muchas veces cuando menos lo esperamos.

Aprender a disfrutar el momento es difícil, mucho más difícil de lo que somos capaces de imaginar, pero merece la pena hacer el esfuerzo. Y vivir el momento no quiere decir que todo sea bueno, pero estar presente en cada momento al cien por cien (bueno por lo menos al noventa ;-)) nos ayudará a degustar mucho mejor los momentos buenos y a superar con mucha más fuerza los malos, porque de los malos siempre aprenderemos algo. Y esto, aunque suene demasiado Mr. Wonderful, es verdad.

Hoy en día vivimos en un papel de superwoman constante. Nos hemos, y nos han, grabado con fuego que tenemos que llegar a todo y además ser excelentes. Creemos que debemos ser perfectas y si no llegamos a todo parece que no valemos. Y perdonadme la dureza pero… ¡esto no es verdad!

tiempo-para-ti-3

Somos como somos, cada una es como es, con nuestras virtudes y nuestros defectos, con nuestras alegrías y nuestras penas, con nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Y debemos aceptarnos así, tal y como somos. Sacar provecho a nuestros puntos fuertes y buscar apoyo cuando nos haga falta, ¿qué hay de malo en ello? Nosotras mismas somos las primeras que nos imponemos unas metas demasiado exigentes. Nos autoexigimos días tras día hasta la saciedad y sin piedad. Y a esto se suma todo lo demás: trabajo fuera de casa (compañeros y jefes), trabajo dentro de casa (maridos e hijos…), familia (carnal y política), amigos (los tuyos, los de tu pareja, los de tus hijos)… Y tenemos que cumplir con todo por igual y, ¿qué queréis que os diga?, con este ritmo lo raro es no explotar…

Yo personalmente alargo mis días con el afán de hacer cada vez más. Quiero llegar a todo, quiero controlarlo todo y cada día sin darme cuenta voy abarcando un poco más. Todo tiene que ser perfecto y muchas veces en primer lugar ponemos a los demás. Nuestra vida es nuestra, de nadie más, y debemos tomar posesión de ella y aprender a vivir por y para nosotras en primer lugar. Debemos frenar el ritmo y ser coherentes con nuestras posibilidades en cada momento sin complejos y sin miedos. Pedir ayuda cuando la necesitemos. Frenar cuando no podamos más. E incluso priorizar o renunciar a algunas cosas en algunos momentos. Si somos capaces de asumir nuestra vida tal y como es el mundo también lo hará.

tiempo-para-ti-4

Yo ya me he puesto tarea. Mi único objetivo a corto plazo es sencillo. Quiero dedicarme tiempo a mí. Quiero volver a ser egoísta y pensar en algún momento en mí antes que en los demás y no sentirme mal por hacerlo. Quiero tener tiempo para hacer ejercicio, para cuidarme, para mimarme. Y tiempo para disfrutar a solas del silencio que tanto echo en falta desde que soy madre. Y así dicho puede a sonar a propósito en general, ¿verdad?, por eso he querido concretar.

Todas las semanas cuento con tres horas que puedo disfrutar yo sola. Igual os puede sonar raro pero a mí, para comenzar, tres horas me parecen mucho más que suficiente. Aprovecharé las clases de baile de las niñas y su clase semanal de patinaje (sí, tengo la suerte de que en ambas actividades coinciden las dos) para regalarme tiempo a mí misma. Tres horas a la semana para mí solita que prometo no dedicar a cosas del trabajo, de la casa o de mi familia. Aprovecharé para correr, para leer o para darme un baño en silencio y soledad. Y planteándolo así resulta mucha más fácil de lograr.

¿Os animáis a cambiar algo?

Imágenes: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorLa madre que nos parió
Artículo siguienteSiempre son los hijos de los demás

Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.

5 COMENTARIOS

  1. A día de hoy ¡3 horas semanales para mí me parecen un exceso y un lujo! Mi bichilla es mucho más pequeña que tus niñas, y claro, ando en esa fase completamente absorbente de la crianza, pero sé que un día lograré algo más de 5 minutos para tener ese baño tranquilo o ponerme esa crema con los movimientos circulares adecuados en lugar de con restregones acelerados. ¡Disfruta de tus ratitos!

  2. Cuánta razón tienes, Natalia!
    Tengo varios proyectos entre manos y todo el tiempo que puedo rascarle a mi vida se lo dedico a ellos pero… en realidad, lo que tú estás demandando es otra cosa y tengo que darte la razón! No es tiempo para llevar a cabo esos otros proyectos, es tiempo para darte un baño relajado! para leer un libro de un tirón o para no hacer nada! tiempo para tu persona!
    Acabas de tocar una tecla importante. Gracias!

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre