jueves, mayo 19, 2022
InicioLifeStyleVentajas geniales de trabajar desde casa

Ventajas geniales de trabajar desde casa

ordenador_trabajo_casa

Cuando decidí emprender online y empezar a trabajar desde casa, además de los típicos miedos (¿seré capaz de montar el negocio que quiero? ¿me voy a morir de hambre?) me asaltaban algunas dudas sobre trabajar desde casa.

Ya sabes…tenía algo de inquietud por eso de no relacionarme con gente en una oficina y me temía que mi casa se iba a convertir en un agobio en lugar de un sitio de paz y tranquilidad.

Varios años después de haber dado el paso (y reconociendo que no todo es color de rosa) tengo que decir que estoy encantada de trabajar desde casa y creo que tiene muchísimas ventajas.

Puedes trabajar en pijama

pijama_cafe

Vale, no se trata de estar todo el día y todos los días en pijama. Pero algún día de vez en cuando mola y mucho.

Hay que reconocer que es una gozada levantarte, ponerte un café con leche y ponerte a trabajar en bata 😉

Tienes libertad geográfica

manos_mapamundi

Eso te permite mudarte a otra ciudad en el caso de necesitarlo (como ha sido mi caso), irte a vivir un año a un país extranjero (como han hecho algunas mamás blogueras) o retirarte al campo a vivir una vida tranquila.

Sólo necesitas tu portátil y un buen ADSL, por lo demás, el mundo es tu casa.

También libertad horaria

reloj

¿Que un día has tenido que hacer mil recados y no has podido trabajar por la mañana? no pasa nada, por la noche recuperas el tiempo y ya está.

Es cierto que aquí corres el peligro de “estar todo el día colgado del PC” y hay que tener un poco de cuidado, pero yo creo que es muy positivo.

La libertad horaria te permite:

  • Llevar a tus hijos al colegio tú misma (sin tener que contratar ruta o pedir favores a las vecinas)
  • Ir de compras cuando no hay casi nadie (se acabaron las colas para pagar en el Zara)
  • Poder ir a la función escolar sin dar explicaciones a nadie
  • Poder ir al banco, al ayuntamiento o a cualquier otra gestión matutina sin tener que pedir un día libre
  • Quedar a comer con amigas de vez en cuando
  • Ir al gimnasio por la mañana: más barato y con menos gente
  • Puedes recoger los paquetes que llegan a tu casa tú misma (a mi casa llegan paquetes de Amazon o Aliexpress todas las semanas, así que esto no es moco de pavo)

Si tus hijos se ponen enfermos no se acaba el mundo

niño_enfermo

Y te puedes quedar a cuidarlos los días que sean necesarios.

En realidad este punto está muy relacionado con la libertad horaria, pero he querido resaltarlo porque si eres madre es MUY importante.

Recuerdo lo mal que lo pasamos todos cuando yo trabajaba por cuenta ajena con horario rígido y mi hija mayor se ponía malita ¡era un caos total! y mi sentimiento de culpa no me dejaba vivir.

Ahora cuando alguna de mis hijas se pone malita se queda en casa y yo puedo llevarla al médico, estar con ella y lo que sea necesario (y luego por la noche trabajo y recupero el tiempo perdido jeje).

¿Se te ocurre alguna ventaja más de trabajar desde casa? Dímelo en los comentarios 😉

Fotografias Pixabay

Pilar Martínez
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

11 COMENTARIOS

  1. Aixxx, para mi son todo ventajas. Trabajo por cuenta ajena y ahora que el papi también tiene curro estamos haciendo malabarismos para dejar a la peque y no sentirnos mal. Yo tengo un horario rígido de 8 de la mañana a 6 de la tarde y no puedo pedirme nada, porque no hay quién me sustituya y todo, me lo perderé. 🙁

    Y aunque me encantaría montarme por mi cuenta y trabajar desde casa, no sé qué haría. No sé que montaría.

    Así que creo que si tuviera la oportunidad de montarme algo así, seguro que lo haría. Y ya no solo por la faceta de mami con un horario flexible. Si no también por ir en pijama algún día y trabajar con el portátil!!! jajaja

    Saludos

  2. Hola! Yo trabajo desde casa pero por cuenta ajena. Esto me da bastante más flexibilidad que desde una oficina, pero no llega a lo que cuentas de tu experiencia.
    Puedo hacer los recados que necesite ordenar las mañanas, pero debo cumplir con todas las reuniones y horarios.
    Para mi eso es a las vez muy estresante, pero cuando mi niña vuelve de la guardería y me ve, se me van todos los males. No puedo estar con ella, pero ella sabe que estoy detrás de la puerta y puede pasar a por algún mimito cuando lo necesite.

  3. Todos esos puntos son ventajas reales pero hay una serie de inconvenientes como que la jornada puede ser interminable, que tu entorno no comprende tu trabajo y te importuna con visitas, que la gente cree que puedes irte de casa todas las horas del día que quieras a ver tiendas o tomar café… ¡La organización trabajando desde casa es complicadísima!

    • Muy cierto!
      eso son los inconvenientes jeje
      Hay que organizarse muy bien y sobretodo priorizar, para que todo el mundo entienda que es tu trabajo y también debemos obligarnos a parar porque si no, estamos “demasiado” conectadas con el trabajo y eso tampoco es bueno.

  4. Para mi lo más importante es la libertad de horarios, siempre he sido una persona de trabajar mejor por las tarde-noches, no entiendo por que obligar a la gente a ir a la oficina a las 9 si esa persona no va a ser productiva hasta las 11 cuando en cambio trabajando en casa puedo tomarme el desayuno a mi ritmo y ya empezar a trabajar cuando el cuerpo realmente está dispuesto a ello… También estoy de acuerdo en lo que dicen desde Planeando ser padres, madre mia la de horas que metes una vez que trabajas en casa… ¡un abrazo!

    • Eso por supuesto! es absurdo pensar que todos debemos tener el mismo horario cuando somos tan diferentes.
      Yo por ejemplo soy nocturna y si pudiera me acostaría todas las noches tardísimo (y dormiría todas las mañanas jaja)

  5. Veo todas las ventajas que comentas y también algunos inconvenientes que te dejan en los comentarios. Dicho lo cual, compensa. En mi caso aún no he conseguido dar el paso para trabajar desde casa pero todo se andará. Estoy segura de ello.

    Un abrazo 🙂

  6. A mí (que trabajo fuera aunque con importante reducción de jornada, aunque me gustaría tener algo propio más por tema creativo que por las ventajas en sí) se me ocurre que trabajando en casa una ventaja puede ser ahorrar en muchas cosas: no gastas en transporte, gastas menos en ropa, en comer fuera.. Y como inconveniente, la ventaja de un trabajo por cuenta ajena es que cuando sales te olvidas de todo. Y las vacaciones pagadas. Para mí lo mejor sería un trabajo por cuenta ajena pero con flexibilidad horaria

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Limonerías on