miércoles, agosto 10, 2022
InicioMaternidadOtra agresión sexual

Otra agresión sexual

Es la hora de comer y en mi casa, como lo era en la de mi madre, eso es sinónimo de ver las noticias, así que enciendo el televisor. “Una mujer es violada por cinco hombres en la primera noche de San Fermín” escucho atónita. Otra agresión sexual. Me quedo paralizada durante unos segundos y, enseguida, noto que me sube la rabia y me pongo roja de ira, como en el Monstruo de Colores que tantas noches le leo a mi hijo. “Si fuera Michael Douglas en un Día de Furia -pienso- me liaría a tiros ahora mismo”. ¿Por qué las fiestas populares significan diversión para unos y miedo para otras?

otra-agresion-sexual_mujer-caminando

Me contaba una amiga hace unos días que en una dinámica en una clase de inglés les propusieron ordenar de mayor a menor las situaciones de peligro que les presentaban: conducir con exceso de velocidad, consumir productos caducados, ir en bici o hacer ski sin casco, caminar sola o solo de noche. Todos coincidieron en que la más peligrosa era conducir con exceso de velocidad. Para tres de las cinco mujeres de esa clase la siguiente fue caminar sola, mientras que todos los hombres la consideraron como la menos peligrosa y, además, no entendieron por qué se lo parecía a sus compañeras. No entendían que ese caminar solas es un posible preludio a otra agresión sexual.

Esta es la sociedad en la que vivimos. No se trata solo de que las mujeres seamos consideradas ciudadanas de segunda, sino que, además, buena parte de la población masculina, desde su posición de privilegio, demuestra no tener ningún tipo de conocimiento o empatía hacia nuestras vivencias. ¿Son ellos o es que la vida los ha hecho así? Supongo que la respuesta es que un poco de todo, pero la educación y la sociedad, desde su base hasta sus dirigentes, tienen que promover un cambio que aún parece lejano.

otra-agresion-sexual_mujer-sola

Cuando miro atrás, a mi pasado, recuerdo taxistas esperando a que me metiera en el portal. De hecho, recuerdo una noche en la que paré un taxi a tres manzanas de mi casa porque un tipo me perseguía, literalmente, corriendo por el centro del asfalto de una calle de mi barrio. Recuerdo los pulsos en las sienes, el terror retumbándome dentro de la cabeza… y las copas que me había tomado aquella noche que se me pasaron de golpe ante el subidón de adrenalina provocado por el miedo, el miedo ante la posibilidad de otra agresión sexual.

Noche de Sanfermines en Pamplona. Ruido, alcohol, la muchedumbre convertida en masa, el diluirse en ella, el y tú más. La brutalidad convertida en cinco hombres acosando a una mujer en un portal. Violando a una mujer en un portal. Dejando un estigma imborrable en ella más allá del físico, una terrible vivencia convertida en permanente cicatriz. ¿No puede una mujer participar del ambiente festivo sin temer otra agresión sexual?, ¿tenemos que preocuparnos siempre de que alguien nos acompañe y nos deje resguardadas dentro de casa?, ¿por qué esto no les pasa a ellos?

otra-agresion-sexual_multitud

En mi artículo Que se avergüencen ellos ya os contaba situaciones machistas vividas por algunas de mis amigas. Conductas que muchas veces ni se afean por parte de los presentes porque están normalizadas e interiorizadas por el conjunto de la sociedad. Es algo que, tanto nosotras como ellos, vamos mamando desde pequeños: nuestra vulnerabilidad y su supremacía; nuestra delicadeza y su fuerza; nuestra dulzura y su rudeza. Siempre adjetivos contrapuestos, porque todo el mundo tiene bien claro qué debe ser una señorita y qué es un machote. Y parece que alejarnos de esos estándares, por desgracia, aún está lejos.

Dentro de este cambio social, me parecen interesantísimas iniciativas como la formación Ni Putas ni Princesas que propicia un cambio en la mentalidad de las madres que devendrá en otro en la crianza y educación de sus  hijas, que serán mujeres libres y empoderadas. De hecho, como tengo cursitis, me estoy planteando hacerla aunque mi hijo sea varón porque también me parece importante comenzar cuanto antes el cambio en el patrón de los chicos desde la conciencia del género.

otra-agresion-sexual_caminar-juntos

Sé que no llegué a la maternidad con todo aprendido, más bien al contrario, y que cargo con un montón de mochilas heredadas: estereotipos interiorizados, roles malinterpretados, prejuicios… que trato de controlar, sobre todo en la relación con mi hijo para que él no las cargue también, pero soy consciente de que no siempre lo consigo. Desde casa tenemos mucho que hacer para lograr este cambio. Porque no quiero que mi hijo sea el joven que se diluye en la masa y emplea la violencia. Contra las mujeres, tampoco contra nadie. Porque esta sociedad tiene que acabar ya con el estigma de la violencia de género. Evitemos otra agresión sexual. Caminemos de la mano.

Imágenes: Pixabay

Artículo anteriorPlatos frescos para este verano
Artículo siguienteLa vieja que quiero ser
Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

15 COMENTARIOS

  1. DE hecho, creo que es fundamental que las madres de niños empecéis ya mismo a educarlos en la igualdad, en el respeto al otro (y a la otra), en el significado de un NO. Y desde los colegios, las Asociaciones de Padres y Madres tenemos mucho que decir y pedir: programas que abarquen todo esto, que conciencien en el respeto. Mucho trabajo por hacer, para que tu hijo o mis hijas, puedan disfrutar de la fiesta y la noche sin miedos.

    • Bueno, yo ya lo hago, Ruth, desde que Ojazos era bien pequeño. Siempre cuento lo de que cuando quiere darle un beso a su amiguita y ella no quiero le digo “No es no”. Creo que nunca es pronto para dejar eso claro. Nada de “machitos” en esta casa, que su madre es mujer y tiene conciencia de género. Un beso.

  2. Te aplaudo de pie amiga.
    Desgraciadamente vivimos en una sociedad en la que se dan recomendaciones a las mujeres para no ser violadas en lugar de enseñar a los hombres a no violar 🙁

    • Estoy deseando no recibir esos aplausos, dejar de escribir sobre esto, eso significará que hemos superado esta violencia, esta desigualdad… esta puta locura.

  3. A mí la noticia me dejó muerta. Nunca he estado en los sanfermines y desde luego con noticias como esta ni pensamientos me entran de ir. Pero es que encima dijeron que ese mismo día habían abusado también de una policía, mujer y que iba de uniforme ¡mátame camión! ¿Cómo van estos descerebrados así por el mundo y sin respetar nada ni a nadie?

    • No podría darte una explicación a cómo van así, pero lo cierto es que van. Me preocupa enormemente cómo es posible que después de encerrar a una mujer en el portal, agredirla, violarla, denigrarla y, además, grabarlo en vídeo siguieran haciendo su vida en cuanto terminaron con total normalidad. Uno a dormir y los demás a la plaza de toros para vivir el final del encierro. Es terrible. Como si fuéramos mercancía. Como si no fuéramos seres humanos. Puf. Vuelvo a sentirme como Michael Douglas en Un día de furia. Para que luego haya que aguantar que nos inventamos lo de la violencia de género.

  4. tu post es el que yo no pude escribir cuando supe la noticia…cuánta razón. Tenemos mucho trabajo que hacer para que la próxima generación de niñas no tenga estos miedos y la de niños ni piense en estas acciones

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión