domingo, mayo 29, 2022
InicioSalud¿Cómo controlar tu ansiedad? Ideas sencillas para conseguirlo

¿Cómo controlar tu ansiedad? Ideas sencillas para conseguirlo

La ansiedad se ha instalado demasiadas veces en nuestras vidas y no se puede girar la cabeza e ignorarla, es mejor aprender a convivir con ella con ideas fáciles, sencillas y eficaces como estas. ¿Cómo controlar tu ansiedad o por lo menos intentarlo con muchas posibilidades de conseguirlo? De eso hablamos en este post y esperamos que como poco te sirva de inspiración si la necesitas.

Las nuevas tecnologías habían llegado para facilitar la vida de la gente y sin embargo, se revisan constantemente las noticias como en una vigilancia y conexión continua. Todos, en mayor o menor grado, vivimos en una especie de hipervigilancia y cada uno lo gestiona como puede. Hay quien dice que lo ignora todo lo posible y trata de continuar con su vida, con sus hábitos y sus costumbres como antes de que aparecieran en los smartphones y la posibilidad de estar informado y conectado permanentemente.

En el fondo, es una de las posibles estrategias que se generan para enfrentar un problema, es una manera de controlar tu ansiedad que puede llegar a ser extrema en algunas situaciones y para algunas personas.

Ha llegado un punto en el que hay que detenerse y pensar que en lugar de volverte loco por la preocupación y la conexión constante, o esconderte del mundo para estar desconectado ¿qué puedes hacer para sobrellevar las noticias y la necesidad de conocerlas en cuanto se producen? ¿cómo controlar tu ansiedad sin tener que irte a vivir a una isla desierta? Se trata de tomar medidas para fomentar el bienestar mental, para gestionar mejor los sentimientos que esto nos genera y para que no nos desborden.

Cómo controlar tu ansiedad o por lo menos convivir con ella

Estar asustado y preocupado no es sinónimo de ser una persona débil o estar superado por los acontecimientos o los sentimientos.

Lo importante es que cuando aparece el nudo en el estómago se pueda tomar un minuto para escucharse a sí mismo. No se trata de alejar los sentimientos o ahogarlos, se trata de conocerlos y gestionarlos mejor con algunas de las técnicas que más recomiendan psicólogos y terapeutas.

La meditación guiada es una ayuda muy válida para muchas personas pero si no se puede practicar por la razón que sea, se ha valorado mucho la ayuda que supone el escribir un diario en el que sacar los sentimientos, las sensaciones, las preocupaciones como si se las estuviéramos contando a alguien.

Marcarse un tiempo para mirar el móvil, puede parecer absurdo pero hay terapeutas que marcan como ejercicio el programarse unas cuantas veces al día para mirar el teléfono (las noticias, las redes sociales,…) y después guardarlo en un cajón o incluso en otra habitación, durante un tiempo.

Una forma rápida, sencilla y muy eficaz de combatir esa sensación de angustia que provoca la hiperconexión es salir a un entorno natural y disfrutarlo plenamente, ser conscientes de dónde estamos y qué estamos haciendo. Un poco de sol en la cara es un estimulante prácticamente instantáneo del estado de ánimo.

La sensación de calma y de conexión con la naturaleza es también la razón por la que surge el concepto de “baño de bosque”. Tenemos cada vez menos contacto con la naturaleza y todo parece apuntar a que esa necesidad está pasando factura a una gran parte de la población occidental.

En esa misma línea se recomienda hacer ejercicio, sobre todo al aire libre. Pero en general valdría con cualquier tipo de ejercicio que bombee el corazón, que libere endorfinas naturales y que así se mejore el estado de ánimo y se combata el estrés de forma casi inconsciente, sin darnos cuenta.

Caminar al aire libre por ejemplo, es una de las prácticas que más recomiendan muchos expertos en salud mental porque su efecto es imbatible. Eso sí, hay que esconder el teléfono para conseguir que el paseo sea realmente efectivo en todos los sentidos.

Retome las relaciones sociales que parece que se habían quedado un poco apartadas por culpa del aislamiento, la pandemia y la rutina del día a día. Pasar más tiempo con amigos o familia es una técnica muy poderosa para aliviar la ansiedad y para sentir que se conecta más con uno mismo y con una comunidad, con una red social y afectiva.

Si las posibilidades de salir y quedar físicamente no existen siempre es buen momento para llamar, para hablar, para escuchar la voz de otra persona, para comentar y compartir ideas, experiencias y sentimientos.

Encuentre una manera de ayudar a los demás, es una forma de participar de la solución y de no dejarse arrollar por el problema.  Comparta algo de su tiempo como voluntario en un grupo de ayuda local, visite un centro de donación de sangre, participe de las acciones puntuales que organizan muchas ONGs. 

La sensación de estar haciendo algo positivo, algo productivo, es una de las sensaciones más eficaces para gestionar la ansiedad y el miedo que puede provocar la hiperconexión en muchas personas.

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión