Consejos para no procrastinar

0

Procrastinar es el acto de posponer o postergar una acción que no nos apetece y sustituirla por otras mas irrelevantes o más agradables, es decir, todo lo contrario al refrán «no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy». En sí, esto no tiene porque ser un problema, sobre todo si es un hecho aislado, pero cuando convertimos esto en nuestra forma de vida sí empieza, y uno grande.

tiempo vuela

Hay personas para las que la procrastinación es su día a día. Tienen su mesa llena de papeles que no acaban de afrontar, la agenda llena de cosas por hacer que van retrasándose de un día a otro y no seguro que esto no ocurre sólo en el trabajo, cuando una persona tiene por norma retrasar las tomas de decisiones, seguro que también afecta a su vida personal.

¿Por qué procrastinamos?

Pero ¿por qué procrastinamos? son muchos los motivos que nos pueden llevar a dejar algo para más adelante pero, al contrario de lo que cree mucha gente, la pereza no tiene porqué ser uno de ellos. De hecho, hay muchas personas que procrastinan por todo lo contrario, es decir, son demasiado perfeccionistas y tienen miedo a no hacerlo bien… estos son los principales motivos:

  • No te gusta lo que haces: ya sea en el trabajo o en tu vida personal, cuando te toca hacer una labor que no te gusta es fácil encontrar una excusa para dejarla de lado.
  • Tienes miedo: esta es la que comentábamos anteriormente. Miedo a no hacerlo bien, a no estar a la altura, a no cumplir con las expectativas…
  • No sabes hacerlo: esta es una de las más comunes. Cuando no sabes hacer algo, no sabes ni por donde empezar a hacerlo y esto hace que se te haga cuesta arriba y tires por el camino fácil que es, dejar de hacerlo.

Buscando información encontré esta divertida charla TED de Tim Urban en la que explica como es el cerebro de un procrastinador, dura menos de 15 minutos y tiene subtítulos en castellano por si os apetece verla.

Consejos para dejar de procrastinar

Ya hemos visto lo que es, porqué procrastinamos e incluso, cómo funciona el cerebro de un procrastinador de libro, ahora vamos a lo importante ¿cómo podemos dejar de hacerlo?, estos son algunos consejos:

  1. La regla de los dos minutos: esta es una de las reglas básicas para una buena gestión del tiempo, si algo te lleva menos de 2 minutos hazlo en ese momento. No lo agendes, no pierdas tiempo, directamente llévalo a cabo.
  2. Acompáñala de algo que te guste: si hay algo que no te gusta hacer y no encuentras el momento de ponerlo en marcha, acompáñalo de algo que sí que te guste. Tomate un café mientras lo haces, pon música que te anime para acompañarte, si te lo puedes permitir… sal a una terraza o una cafetería en la que estés a gusto a hacerlo.
  3. De cinco en cinco: Una de las cosas que más cuesta es empezar una tarea, oblígate a empezarla, aunque sea a dedicarle sólo cinco minutos, verás que una vez que empiezas es fácil que cojas el ritmo y puedas terminar el trabajo directamente.
  4. Divide el trabajo: en muchas ocasiones el motivo por el que procrastinamos es porque la tarea que tenemos que hacer se nos hace un mundo, es muy difícil o nos va a llevar mucho tiempo. Divídela en partes y vete haciéndola así, ir terminando alguna parte te animará a continuar y antes de que te des cuenta, la habrás terminado.
  5. Márcate pequeñas recompensas: no tiene porque ser nada costoso pero si hay una tarea que no te gusta hacer, piensa en el pequeño premio que te darás cuando la termines.
  6. Pocas tareas: muchas veces nos ponemos a escribir interminables listas de cosas por hacer que lo único que hacen es generarnos extrés, nervios y frustración. Lo ideal es que esas listas sean cortas y ver cómo las vamos limpiando.
  7. Utiliza herramientas o apps que te puedan ayudar: una que me gusta mucho personalmente es Trello. En ella puedes ir apuntando las tareas que tienes por hacer y poniéndoles una fecha de vencimiento, es algo muy visual.
  8. Evita distracciones: los temidos ladrones de tiempo que no hacen otra cosa que apurar las manecillas del reloj sin que produzcamos nada. Desconecta internet (si no lo vas a utilizar), deja el móvil en otra habitación… en definitiva, cualquier cosa que pueda servirte como excusa.

Dejar de procrastinar tiene que ser tan no es tan complicado… yo desde luego cada vez consigo poner más de mi parte y hacerlo menos. Lo que si es importante es creer en ti, en que puedes hacerlo perfectamente, que estarás a la altura y desde luego, tomar decisiones, aunque a veces da mucho respeto hacerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.