Cuando la moda va más allá de la ropa ¿has visto Halston?

0

No ha terminado una temporada y ya estamos viendo los diseños y modelos de la siguiente, para muchos eso es moda, pero la moda, la moda con mayúsculas, la que cambia los conceptos y mueve los cimientos de una sociedad en un determinado momento, es mucho más que eso. ¿Has visto Halston? Si aún no has visto esta miniserie de Netflix quizás la veas con otros ojos si llegas hasta el final de este post.

Como te decía, Halston es una miniserie de cinco capítulos producida por Netflix en la que se cuenta con más o menos fidelidad, la vida del diseñador Roy Halston Frowick, considerado como uno de los diseñadores de moda que revolucionó la forma de crear y de relacionarse con la industria y las clientas de sus creaciones.

No es solo lo que hace sino cómo y por qué lo hace lo que convierte a este diseñador en concreto en un punto y aparte en el mundo de la moda, no sólo estadounidense sino a nivel internacional.

En la revista Vanity Fair le hacían una interesante entrevista a Naty Abascal, una de las modelos españolas más internacionales durante décadas, también sobre Halston: «¿Ha visto la serie sobre Halston? ¿Qué recuerdos guarda del diseñador? Halston supo concentrar en pocos años toda la energía y el glamour de la Nueva York de los míticos 70. Un período que cambió para siempre la moda.»

El resumen no puede ser más certero de un diseñador de moda que es algo más, que influye y se deja influir por un momento histórico y social y que inevitablemente lo modifica.

Prácticamente arranca la serie hablando de esa catarsis que supone que un personaje conocido lleve una de tus prendas en una situación importante para la historia, en este caso para el país. El momento en el que Jackie Kennedy viste uno de los sombreros de Halston es nada menos que en la toma de posesión de la presidencia de los Estados Unidos de América por su marido, J.F. Kennedy.

El impacto puede ir en una dirección pero también en la otra, es decir, las ventas de sombreros de Halston se disparan como cuenta la serie pero además, la primera dama en este caso está enviando un mensaje a todos los que sepan leerla. Lo vimos de nuevo, sin ir más lejos, en la última toma de posesión de Joe Biden, otro presidente norteamericano demócrata como Kennedy y lo vimos en lo que eligieron y por qué lo eligieron la primera dama, la primera vicepresidenta del país y la última primera dama también demácrata: Jill Baden, Kamala Harris y Michelle Obama. Era más que moda lo que estaban vistiendo y de nuevo el mensaje quedaba claro para los que quisieran verlo.

Que la moda es superficial puede ser cierto pero estamos hablando de una industria que cubre una necesidad. Que la moda es banal en demasiadas ocasiones y que está impregnada del consumo desmedido que tanto aplaude el capitalismo más salvaje también es cierto, pero eso no quita para que cambiemos nuestras pautas de consumo sin renunciar a expresarnos a través de cómo nos vestimos.

La moda en determinadas edades y circunstancias es vital y todas hemos pasado por ahí, la moda puede esclavizarnos si la dejamos o liberarnos si nos dejamos pero visto en perspectiva, la moda está tan relacionada con la forma de ver la vida de una sociedad que merece mucho la pena detenernos para darle la importancia que se merece.

Sobre todo, reconocer el valor de numerosos diseñadores, artistas que eligieron como lienzo un algodón para unos pantalones y como escultura el cuerpo humano.

Una miniserie interesante para ver todo esto es precisamente Halston y para ver también, que incluso cuando se elaboran obras «divinas» por su belleza, las vidas de esos creadores no dejan de ser humanas por sus miserias.

Artículo anterior9 Motivos por los que usar la bicicleta a diario
Artículo siguienteLos mejores momentos de «Friends: The Reunión»
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.