viernes, julio 1, 2022
InicioMujer ActualEl sentido de la vida o ¿qué pintamos aquí?

El sentido de la vida o ¿qué pintamos aquí?

Leía el otro día en una entrevista de Pedro Echenique publicada por Jot Down Magazine que el cientifismo, o para entendernos, considerar que solo la ciencia es fuente de conocimiento, es un grave error, y esto lo conectaba con el hecho de que “las preguntas esenciales para una persona de para qué estamos aquí y si merece la pena vivir no pueden tener respuesta solo en la ciencia”.Y así seguimos, dándole vueltas al sentido de la vida.

Efectivamente, donde la ciencia puede hablar, el resto de disciplinas han de someterse a ella sin invadir sus espacios naturales, pero la ciencia no lo cubre todo. Quedan resquicios. Echenique lo explica muy bien al distinguir entre lo que hace la ciencia, que es explicar “el ser”, y las incertidumbres humanas, los porqués sin respuesta científica, o en otras palabras “el deber ser” que nos corroe la existencia.

sentido de la vida 01

Si aplicamos esta teoría a nivel individual, está claro por qué estamos aquí cada uno de nosotros. Partiendo de que somos fruto del azar, doy por hecho que entre nosotros no será necesario detenerse en detalles sobre la reproducción sexual humana. Estoy segura de que con la EGB, el escroto y las trompas de Falopio ya tuvimos bastante trauma. Lo cierto es que la ciencia nos explica cómo nos hemos hecho carne a partir de un polvo y cómo, a su vez, nosotros nos convertiremos en polvo, pero en este último caso del que se posa en los muebles y debajo de las camas (menuda grima).

Lo que no nos explica la ciencia es qué hemos venido a hacer al mundo, si es que tenemos una misión. Y si no la tenemos cómo se explica que tengamos un cerebro racional, capaz de hacer volar gigantes masas de metal, y otro cerebro místico, que piensa en cosas absurdas como qué hemos venido a hacer aquí. ¿Acaso se lo preguntan las hormigas mientras construyen obras faraónicas debajo de la tierra y lo rellenan de miguitas? ¿se lo preguntan las jirafas mientras rumian las hojas de los árboles con el cuello espasmódico? ¿se lo preguntan las avispas mientras aportan nada al reino animal y se divierten “amenizando” nuestros paseos por el monte o las tardes piscineras?sentido de la vida 03

Todo esto viene a cuento de que el otro día una amiga me preguntó muy seria si me arrepentía de una decisión que tomé en el pasado. Glups. Sentí aquella pregunta como un calambrazo que reconectó algo de mí que yo había dejado dolorosamente escondido. No sabía qué decir. Me pesaba el silencio y lo rellené como solemos hacer en estas ocasiones: con vaguedades y justificaciones a modo de escudo.

Lo cierto es que sospecho que en esas preguntas que rehuimos responder, incluso en nuestro diálogo interior, está la verdadera realidad de quienes somos, la respuesta a “¿y tú de qué pasta estás hecha (o hecho)?

Nuestra identidad está en lo oscuro

Sé que esto suena fatal, pero que nadie se asuste. No van por ahí los tiros. A lo que me refiero es a que, como decía El Principito, “lo esencial es invisible a los ojos”. Y esa frase que por archiconocida se ha vuelto aparentemente simplona, es esencialmente esclarecedora. Precisamente en “lo oculto” de las entretelas humanas se encuentra nuestra verdadera esencia. El resto, lo que salta a la vista, es el personaje que hemos tejido a nuestro alrededor, un traje a medida para no dejar al descubierto aquello sobre nosotros mismos que nos da miedo descubrir o reconocer. El autoconocimiento no es nada fácil, porque los demás son nuestro espejo, pero no podemos conformarnos con la imagen que otros tienen de nosotros mismos o lo que otros quieren que seamos, es necesario mirar adentro, por doloroso o difícil que resulte.

sentido de la vida 02

Decía Kafka (o eso dicen que dijo) que la literatura es una expedición a la verdad.  Y por eso a veces leer una novela “remueve”, o para dejarnos de tonterías, lo que ocurre es que escuece. Escuece porque deja al descubierto esas rendijas ocultas sobre nosotros, que no se pueden explicar por la ciencia pero ocultan más verdad que cualquier teorema matemático. Supongo que es la razón por lo que disfrutamos tanto de la lectura, porque permite viajar hacia nosotros mismos sin peajes y sin equipajes, a través de la identificación o no (identificación por contraste) con los diferentes personajes. Y en la verdad interior de cada uno es donde podremos encontrar el sentido de la vida, al menos de la nuestra. ¿Dónde si no?

Las señales fisiológicas no siguen el mismo patrón. ¿Cómo sé que tengo hambre? Cuando noto el estómago vacío. ¿Cuándo sé que tengo pis? Cuando noto la vegija llena. Vaya con la ciencia. Y sin embargo, ¿cómo sé quién soy? Pues “simplemente” cubriendo esos vacíos, abriendo las gateras sin miedo, llenando los silencios y enfrentándonos a nuestras miserias en soledad o en compañía.

“El vino revela lo que está oculto”, cita que internet atribuye a Arestótenes (a saber), es reveladora: si la ciencia responde al “ser”, el vino al “deber ser”.  Creo que con eso hemos hallado la respuesta a cuál es nuestra misión en el mundo: beber vino para iluminarnos, y si es rodeados de amigos, mejor.

¡Larga vida a los filósofos!

PD: Creo que me arrepiento a ratos de mi decisión pero no me lo recordéis, prefiero no pensarlo.

Imágenes vía Unplash

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo