Jane Fonda es mi nueva heroína

0

Sí, lo es y cada vez lo es por más motivos: Jane Fonda es mi nueva heroína porque cuando yo tenga más de 80 años como tiene ella, quiero tener la misma fuerza, las mismas ganas, la misma energía y la misma actitud y sentido del humor que ella. Si además tengo su mismo cuerpo y su cuenta corriente aún mejor, no lo voy a negar.

Os cuento porqué esta mujer es mi nueva heroína conviviendo con Alejandra Ocassio-Cortez, porque lo mismo os animáis y vosotras también os hacéis un pin con su cara y su abrigo, ya veréis ya.

Jane Fonda es mi nueva heroína porque como os decía antes, tiene más de 80 años y en los últimos meses no han dejado de detenerla cada viernes la policía de Washington D.C. ¿por hacer algo ilegal? Pues debe ser que sí. Parece que participar en protestas pacíficas para llamar la atención sobre la emergencia climática es un poco ilegal en su país.

Jane Fonda es mi nueva heroína

Claro que si tenemos en cuenta que su presidente está dejando claro que lo del cambio climático no va con él y se está saliendo de todos los tratados internacionales sobre cambio climático en los que participaba Estados Unidos pues claro, debe ser muy ilegal protestar porque su actitud ayuda precisamente a dinamitar el planeta.

Que hablamos de EEUU, el segundo país más contaminante del mundo, que no es ninguna tontería.

Jane Fonda es genio y figura

Hablamos de una diva de Hollywood, de las de verdad, de las que llegaron a hacerle el relevo a Elisabeth Taylor o Bette Davis. Una de esas actrices que en los años 70′ ya salía a las calles a protestar en contra de la guerra de Vietnam o de la desigualdad entre hombres y mujeres y que al mismo tiempo se llevaba dos óscars y estaba nominada a otros cinco más.

Jane Fonda es mi nueva heroína desde que la vi en «Descalzos por el parque» (película de 1967) de la mano de Robert Redford como flamante recién casada enamorada en una de esas comedias románticas en las que los personajes secundarios tenían casi más importancia en la trama que los principales.

Es una de esas actrices de saga de actores, que corría entre los focos y los sets cuando era una niña mientras Henry Fonda, su padre, era una estrella del cine. Su hermano Peter Fonda también trabajó en la industria como actor y su sobrina Bridget Fonda ha seguido los pasos de los tres.

Ahora se enfunda en su abrigo rojo cada viernes. La última prenda de ropa que dice va a comprar en su vida porque considera que compramos demasiadas cosas inútiles y se manifiesta cada viernes, contra el cambio climático en Washington D.C. porque está convencida de que los líderes políticos de su país y del resto del mundo no están haciendo nada contra la crisis climática.

No me digais que no está más que justificado que sea mi nueva heroína esta mujer que está protagonizando y produciendo junto a Lilly Tomlin una de esas comedias inteligentes y divertidas en las que merece la pena detenerse: «Grace y Frankie»

Una comedia protagonizada por dos mujeres maduras, donde se habla de discriminación por razones de sexo y por sinrazones de edad (que es un tipo de discrimación increscendo y que casualmente sobre todo nos afecta a nosotras, las mujeres), donde se plantea la homosexualidad, las adicciones, la adopción interracial y la tolerancia, el afecto y la empatía por encima de todo.

Si aún no habéis visto «Grace y Frankie» empezad por echar un vistazo al post en el que os hablaba de esta arriesgada y divertida serie pero luego no dejéis de verla.

Jane Fonda es mi nueva heroína

Y mientras tanto, siempre podemos animarnos a seguir su ejemplo como han hecho amigos suyos tan conocidos como Ted Danson, Rosanna Arquette, Catherine Keener, Diane Lane y Amber Valletta protestando pacíficamente por la pasividad de nuestros gobernantes. Podemos hacernos socios de ONGs como Greenpeace igual que hizo ella hace tiempo y podemos tomar conciencia con nuestros actos de que condenar nuestro planeta o paliar el efecto de nuestro comportamiento destructivo está en nuestra mano.