lunes, enero 17, 2022
InicioOcioPonerse en forma... sin excusas

Ponerse en forma… sin excusas

Ya os conté que una de mis palabras favoritas es procrastinar, no sólo por su sonoridad, sino también por su significado… pero a veces me paso de procrastinadora y postergo en demasía mis objetivos ineludibles (tan ineludibles no han de ser cuando consigo darles esquinazo, diréis… y no os faltará razón). Uno de ellos es ponerme en forma y perder algo de peso, que ya hemos pasado Reyes y nos advirtió Pilar de que era el mejor momento para intentarlo. Sin ejercicio no hay éxito, seamos honestas ya de una vez. Y por ejercicio no me estoy refiriendo a apuntarse a la dieta del cucurucho… ya sabéis.

Ese oscuro objeto... ¿de tortura?
Ese oscuro objeto… ¿de tortura?

En fin, que aquí estamos mis kilos y yo, después de varios meses de inactividad forzosa, pensando qué demonios hacer para movernos juntos y así liberarnos de las cadenas que nos atan. Después de formar parte una temporada del #cojasteam de esta redacción con Patricia, veo que me ha tomado la delantera (por segunda vez, además, que ya me adelantó en lo de publicar libro) y se ha apuntado al gimnasio… y ¡con éxito! Me paro a pensar y me lo planteo… «venga, va, me apunto al gimnasio» me digo. En ese momento el angelito y el demonio que todos llevamos dentro, posados en mis hombros, empiezan a charlar entre ellos:

– ¡Ay! ¡qué bien! al gimnasio de nuevo, allí a sudar toxinas, a quemar grasas, a ponerme pivón… – dice mi demonio, con pose exuberante, como si de Jessica Rabbit se tratara.

– Pero… estás en el paro…- argumenta mi angelito- no puedes disponer de ese dinero ahora, hay que guardar por si acaso. Con que comas sano y un poco menos ya te llegará.

Este podría ser mi angelito...
Este podría ser mi angelito… con el pelo más corto

Y aunque le tengo que dar la razón en lo del dinero, pienso que este angelito no tiene ni puta idea, que comer sano/hacer ejercicio es un binomio indisoluble y que yo quiero hacer deporte porque a mis 37 le he cogido el gusanillo, que me ayuda a dejar la mente en blanco y liberar tensión.

– Entonces DEJA DE PONERTE EXCUSAS- me gritan ambos al mismo tiempo… vaya, para eso sí se han puesto de acuerdo.

Así que, parafraseando a Osmin Hernández, por lo visto entrenador de las estrellas, en aquel programa que poco duró, «la calle es mi gimnasio». Y no es que me proponga subir y bajar las escaleras del metro como una loca (vivo en un sexto, eso ya puedo hacerlo en casa), sino que, como diría mi hijo, «tengo una idea», idea que me viene rondando desde hace varios meses, mantenida a raya por mi yo procrastinador, que hoy se me ha vuelto a lanzar contra la cabeza al pasar por un parque mostoleño. Pero no he podido acometerla porque o bien estaba en el dique seco o bien me ha dado vergüenza, ahora os cuento por qué.

Ya me gustaría a mí correr por Sidney
Ya me gustaría a mí correr por Sidney

La primera parte de mi plan es sencilla: mi andadura, nunca mejor dicho, en esto del entreno comenzó corriendo por las aceras húmedas a las 6 de la mañana para luego pasar al parque si salía a mediodía, así que lo pienso seguir aprovechando. Tengo un parque enorme cerca de casa, apropiado para salir a correr (excepto por los perros sueltos, y no es que no ame a los perros… ¡es que me dan pánico!) con subidas y bajadas, cambios de terreno y bancos en los que apoyarte para hacer algún ejercicio y trabajar otras zonas del cuerpo. ¡Lo tiene todo!

Llegamos así a la segunda: ¿cómo ejercitar todo ese grupo de músculos que resulta tan fácil con las máquinas del gimnasio? Y aquí es donde viene la parte de la vergüenza. Vivo en un barrio residencial, joven y nuevo, a las afueras de un pueblo de la periferia de Madrid. Es un barrio tranquilo en el que aún nos faltan muchísimos servicios pero en el que se vive bien. Hace unos meses inauguraron una superficie lúdica bastante amplia en lo que antes era un descampado y pusieron dos parques infantiles (muy chulos y que son la jungla, así que procuro no pisarlos)… ya llego, es que me gusta dar vueltas… Junto a esos parques habilitaron lo que parece una pista de patinaje (no lo tengo claro porque se juega al balón, se monta en patinete… es un multiusos más bien) y al lado UN PARQUE DE EJERCICIOS PARA MAYORES (al fin llegué).

En compañía siempre es mejor
En compañía siempre es mejor

Seguro que sabéis de lo que os hablo, hace unos años comenzaron a proliferar y ahora están por todas partes. Pues bien, este gimnasio al aire libre es la hostia está fenomenal. Además de elíptica, un clásico en el que seguro que alguna vez veréis un abuelillo caminando hacia atrás, tiene máquina para ejercitar la espalda, los laterales, los cuádriceps… yo no había visto uno tan completo nunca. ¡Y a 5 minutos de casa! Si no lo uso es para matarme. He pensado acercarme un día para ver bien las «máquinas» y así poder idear una rutina para ponerme en forma, ahora sí, sin excusas.

Creo que lo único que me falta es un compañero de fatigas. ¿Alguien se apunta?

Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Es evidente que tienes todo a favor de obra: la calle, el parque, las máquinas de los abuelos a tu disposición..
    ¡Dejemos de procastinar y pongámonos a sudar, amiga!
    Esto podría ser un slogan o un mantra.. no sé..
    jejejejeje
    ¡Animo!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende