¿Por qué nos gusta que la protagonista de la serie sea una mujer?

1

Sí, nos gusta que la protagonista de la serie sea una mujer porque así, en general, suelen ser más interesantes en muchos sentidos que aquellas en las que el protagonista es un chico.

Sí, esto suena un poco radical y generalista, es verdad pero cuando que la protagonista la serie es una mujer suelen estar más trabajadas, suelen ser más originales y arriesgadas y suelen tener unos guiones más atractivos.

Ya, lo sé… me diréis que siempre hay excepciones y es verdad pero echemos un ojo así por encima a ver qué nos encontramos.

¿Os apetece?
Niña vestida de superwoman. ¿Por qué nos gusta que la protagonista de la serie sea una mujer?

Cada día hay más series en las distintas plataformas y cadenas y muchas de estas series tienen como protagonista una mujer o un grupo de mujeres aunque también es verdad que sigue sin haber paridad, sigue habiendo muchas más en las que los protagonistas (a veces casi en exclusiva y sin una razón que lo imponga) son hombres.

Sara os hablaba hace poco precisamente de algunas de esas series protagonizadas por mujeres que merecía mucho la pena disfrutar, hoy más que hablar de series, hablamos de por qué nos gustan las series en las que las mujeres son las protagonistas.

Cuando la protagonista de la serie es una mujer nos engancha

Nos gustan las series protagonizadas por mujeres porque no necesitan ser salvadas a pesar de que estén bastante hechas polvo, a pesar de que sean un desastre en la cocina, a pesar de que lo de combinar las prendas de su armario no sea su fuerte o que su vida personal esté hecha pingajos.

Como le pasa a Jessica Campbell Jones, la protagonista femenina absoluta de la serie de Marvel titulada con su nombre, Jessica Jones (y de la que por cierto, algunos llevamos ya tiempo esperando la segunda temporada… ¡Hola Netflix! ).

Jessica Jones

Jessica bebe como un cosaco y da unos golpes del tamaño del Empire State, no es una mujer que necesite que nadie la salve más que de sí misma y eso es una de esas cosas que nos gusta en un personaje protagonista.

Sus contradicciones le hacen humana y algunas nos vemos muy reflejadas en ellas y en ella, porque siendo muy fuerte es tremendamente frágil al mismo tiempo.

Nos gustan las series protagonizadas por mujeres porque no pierden el estilo aunque se rían de sí mismas sin ningún pudor.

Eso es lo que les pasa a Frankie y Grace, dos mujeres que descubren que tienen que reinventarse pasados los setenta años y que lo hacen lo mejor que saben cada una.

Juntas pero no revueltas y con toda la “mochila” que supone la edad, la familia y los prejuicios.

No hay más remedio que tirar hacia delante, la rendición ante las abrumadoras circunstancias no se contempla y la ironía, la mala leche (en pequeñas dosis), el cinismo, el sentido del humor y el amor propio son sus mejores y únicas armas. Como la vida misma.

Nos gustan las series protagonizadas por mujeres porque muestran personas poliédricas como nos vemos nosotras mismas, como vemos en los personajes femeninos del bombazo del año, Sense8.

Cuatro protagonistas femeninas que son capaces de rectificar sus propios errores y a la vez incapaces de no dejarse llevar por determinadas circunstancias.

Personajes que crecen sin dejar nunca de necesitar apoyos, mujeres que nacen en cuerpos que no son el suyo, mujeres que superan adicciones, mujeres que sufren por culpa de la lealtad, mujeres que se respetan a sí mismas.

Mujeres que viven y están vivas… a pesar de hacerlo en una serie de ficción, quizás eso sea parte de su éxito, bueno eso y más cosas de las que ya hablaremos otro día.

Que la protagonista de la serie sea una mujer nos hace protagonistas a todas

Borgen

Nos gustan las series protagonizadas por mujeres porque muestran que nos cuesta más llegar a cuotas de poder que a nuestros compañeros de viaje.

Como ocurre en Borgen, una serie en la que una mujer tiene que batirse el cobre para presidir un país y pagar todos los peajes que se le imponen en el camino.

Porque lo de la conciliación entre vida laboral y personal es complicado hasta en la ficción y aún más cuando quien tiene que conciliar es una mujer. Nos gusta ver que se puede porque sabemos que sí, se puede aunque a veces sea tan complicado que nos dejemos convencer de que es solo una ilusión.

Nos gustan las series protagonizadas por mujeres porque nos enseñan cómo somos aunque a veces no nos guste reconocernos.

Eso nos pasa un poco con las protagonistas de Glow que pueden resultar algo repelentes al principio, sobre todo algunas de ellas, precisamente porque no son perfectas, porque son humanas.

Mujeres que aprovechan las oportunidades que les da la vida, a veces tragándose su orgullo a cucharadas soperas. Mujeres fuertes que se levantan las veces que sean necesarias porque se puede ser fuerte y no dejar de caer en la lona del ring o del día a día (ahí me puse pelín previsible, lo sé).

Daenerys Juego de tronos

Nos gustan las series protagonizadas por mujeres porque dejan claro que no nos diferenciamos nada de los hombres ni en la ficción ni en la vida real.

Como les pasa a las mujeres que protagonizan Juego de Tronos que ha llegado a la séptima temporada cargada de mujeres poderosas, honestas, traicioneras, mezquinas, honorables, racionales y vengativas.

Mujeres que se miden de tú a tú con personajes masculinos tan rastreros, honrados, vendidos, íntegros o sádicos como ellas, sin pudor y sin prejuicios.

Por todos estos pequeños detalles es por los que nos gustan las series protagonizadas por mujeres, porque estamos ahí, porque somos la mitad de la humanidad, con nuestras miserias y nuestras bondades, porque la ficción no consigue superar a la realidad salvo en la igualdad y en esas estamos para tratar de cambiarlo.

* Muchas de estas series las encuentras en plataformas como HBO y Netflix, por si te animas a verlas si es que no las has visto ya.

Fotos: oficiales de la series.

Comparte
Artículo anteriorLo bueno y lo malo de tener au pair
Artículo siguienteGuerra a los piojos

Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior.
Me gusta escribir y comunicar.
Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos.
Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre