Diciembre o ¿cómo sobrevivir al final de año?

¿Soy la única a la que le pasa o los últimos días de curso pre-Navidad son una auténtica locura? Un día, un día nos queda por aquí para las fiestas y creo que tengo más ganas yo que mis hijos. No sé si cuando nosotras éramos pequeñas la cosa era similar pero de verdad que no llegan las horas en el día para llegar a todos los preparativos.

Antes de empezar con este post de “desahogo” quiero dar las gracias a los profesores que se esfuerzan porque estos días pre-navideños sean especiales para los niños. ¿Qué a los padres nos supone más trabajo? Si, es cierto, pero para los niños son días muy especiales y que guardarán como un bonito recuerdo.

Fiestas escolares y cumpleaños

Vamos a ver, que sí, que nos encanta ir a ver a nuestros retoños mover los labios cantar junto a sus compañeros y hacer las tan ensayadas coreografías, pero lo que ya no nos gusta tanto es el momento disfraz.

No sé si en vuestros hogares será igual pero aquí, entre que mis hijos se enteran de la misa la mitad y que me retrasmiten la información con retardo, acabo sabiendo que necesitan llevar un disfraz de duende o unas orejas de reno prácticamente el día antes, con el estrés que eso conlleva. Y demos gracias si el atuendo es algo sencillo, que como toque disfraz de oveja…

No sé qué solución podría tener esto, pero desde luego algo se podrá hacer para evitar estos nervios de última hora que no hacen más que sumar otro granito de arena al ‘estrésnavideño’ que ya tenemos de por sí, por ponerle un nombre.

Mención especial merecen los cumpleaños. No sé si es que nacen muchos niños en diciembre o que se juntan todos los de final y principio de año pero, en esta última semana en mi casa hemos tenido ¡7 cumpleaños! Os aseguro que ha sido tal follón que en algún momento he dudado si he dejado al niño adecuado en el cumpleaños correcto.

Manualidades y concursos navideños

Normalmente este tipo de trabajos no son obligatorios, pero por sí cuela, desde el cole proponen siempre llevar algún adorno navideño, hecho por los niños, por supuesto (que todo el mundo sabe que es lo que pasa exactamente). No sé en vuestros colegios pero vamos, no hace falta más que un rápido vistazo para ver que esa bola de árbol con forma de reno acolchada o de cabeza de Papá Noel la ha hecho un niño de 5 años, sí.

Manualidades que en muchas ocasiones suelen ser concursos y es cuando surgen las susceptibilidades, porque “si eso es imposible que lo haya hecho el niño pero la bola de mi hijo, en la que no se han salido ni un poco al colorear y tiene todos los adornos pegados al milímetro, sí la ha hecho él”.

Y aquí hay varios tipos de madres, desde las que están deseando que llegue la propuesta de manualidad para ponerse a buscar lo más original y “ayudar” a su hijo con ella hasta, como es mi caso, las que tenemos dos manos izquierdas que más que ayudar estorbamos, y que a última hora buscamos los materiales y cedemos el puesto de ayudante de los retoños al padre que, sin ninguna duda, hará un mejor trabajo.

Pero seas el tipo de madre que seas, la verdad es que ya tienes en tu lista de “to do” o “cosas por hacer”, buscar alguna propuesta para hacer y comprar los materiales necesarios para que lo lleven a cabo, algo estupendo con lo poquito que tenemos que hacer estos días.

Regalos navideños

Más allá de los días grandes a los que no voy a hacer mucha referencia, en estas fechas nos gusta tener detalles con nuestros seres queridos y hacer algún regalo. Regalos que hay que comprar y dedicarles tiempo para encontrar el perfecto para cada uno de ellos.

Es la época del consumismo y hay que reconocer, que a gran parte de nosotros se nos suele ir un poco la cabeza con las compras en estas fechas. Más porque por todo lo comentado, solemos ir muy pillados de tiempo y tirar de tarjeta sin recapacitar mucho.

Recetas navideñas

En mi caso tengo la suerte de ir a mesa puesta, pero las personas que tienen que sumarle a todo lo anterior el tener que preparar menús para las fiestas, no sé como lo hacen. Buscar los platos que quieren hacer, comprar todo lo necesario y sacar el tiempo para prepararlo. Además, en la mayoría de los casos con la dificultad añadida de que tienen que cocinar para más personas de las que suelen estar acostumbrados, algo que no es para nada sencillo. ¡Un aplauso para todas ellas!

Y no perdamos de vista que, todo esto que se concentra en esta última o, para las más previsoras, dos últimas semanas escolares, es un añadido a la vida laboral que normalmente, continuamos desempeñando al mismo nivel que el resto del año.

Consejos para sobrevivir a esta recta final

Una vez puestos en situación de todos los añadidos que solemos tener en estos últimos días de clase, vamos a ver algunos consejos para sobrevivir a ellos sin problema:

  • Sé previsora. Empieza a organizarte con semanas de antelación para poder ir más relajada estos días. Por ejemplo, puedes preparar un excel o una nota en el móvil con regalos e ir apuntando (desde septiembre) si se te ocurre alguna idea para sorprender a algún ser querido. De esta manera, será más fácil que vayas a tiro fijo.
  • Delega. Delega todo lo que puedas. Tu pareja es igual de capaz que tú para hacer muchas cosas (que a veces pensamos que nadie hace las cosas como nosotras ;-)), pero no solo eso, también tus hijos. Déjales que hagan sus manualidades ellos solos, incluso que busquen lo que quieren hacer (con tu supervisión, claro está), quizá no ganen ningún premio pero seguro que disfrutarán del proceso e irán encantados con su resultado.
  • Ponte de acuerdo con otras madres. Mucho se habla de los inconvenientes del chat de clase, pero también tiene ventajas. Ponte en contacto con otras madres a ver si podéis organizaros para, ya que una tiene que ir a por la diadema de reno, que coja más, por ejemplo.
  • Disfruta. Y sobre todo, no te olvides de disfrutar de estos días. Es cierto que el ‘estrésnavideño’ puede ser muy alto, pero también son momentos muy especiales para nuestros hijos y que quedarán grabados en su memoria. Cuando te sientes con ellos a preparar las manualidades o postales navideñas, deja el teléfono alejado o, siempre que sea posible, que en muchos casos el trabajo no lo permite, ve a su actuación y vívela, será un bonito recuerdo para todos.

Maria Jardón

Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.