domingo, mayo 22, 2022
InicioMaternidadLo confieso: Soy madre y tengo miedo

Lo confieso: Soy madre y tengo miedo

¡Lo confieso! Soy madre y tengo miedo. Nadie dijo que esto de la maternidad fuese fácil y doy fe de que no lo es. Seguro que si sois madres ya os habréis dado cuenta de que los niños no nacen con un manual debajo del brazo, ¡ni muchísimo menos! Pero a mí si hay algo que me parezca especialmente difícil, en este trepidante mundo de la maternidad, es aprender y ser capaz de mantener a raya los miedos que la rodean.

El miedo en sí no es malo. Los expertos dicen que lo realmente malo es no saber controlarlo y que el miedo domine tu vida. ¿Pero es fácil controlarlo? ¡Pues no! Los miedos, que para mí envuelven la maternidad, son inevitables. El miedo llega antes de que nazcan, sobre todo con el primero, por aquello de que es algo completamente desconocido y te pilla completamente de nuevas. Y luego, lejos de desaparecer, se multiplican y aumentan.

Soy madre y tengo miedo a que crezcan

soy madre y tengo miedo
Hermanas vía Shutterstock

El miedo al paso del tiempo es algo tremendamente dificil de controlar. No depende de tus acciones porque el tiempo pasa a la misma velocidad independientemente de como actues y a mí personalmente es un tema que me da un yuyu tremendo. El tiempo no corre, cuanto tienes hijos vuela. Quieres verlas crecer pero luego te pones a ver fotos de tus niñas cuando eran bebés y te mueres de la pena. Sentimientos encontrados en toda regla. Mis hijas ya tienen 6 y 8 años, y noto que el tiempo en muchas ocasiones se me escapa literalmente de las manos.

Quiero disfrutar a tope de ellas, quiero que ellas disfruten a tope y, a veces, entre medias me olvido de disfrutar el momento pensando siempre en el futuro. No quiero que sea así y esto es algo en lo que me esfuerzo casi a diario desde hace algún tiempo. La maternidad, como todo en esta vida, tiene sus luces y sus sombras pero incluso de las sombras es bueno tener recuerdos. Y como yo siempre digo, al final todo pasa y mucho antes de lo que a priori eres capaz de imaginar. ¿No os parece? No te dejes atrapar por la sombras, convive con ellas de las mejor forma posible. Grita y pide ayuda. No te cortes. Yo no te voy a decir que las disfrutes ni que todas las sombras también tienen algo bueno (seguro que ya lo has oído en más de una ocasión) porque sé que no es fácil vivir en ellas. Pero, por suerte, las sombras también pasan. ¡No lo olvides!

Soy madre y tengo miedo a que sufran

soy madre y tengo miedo
Niña triste vía Shutterstock

El miedo a que tus hijos sufran es también muy frecuente. Ya no físicamente, que también (obviamente). Siempre preferirías sufrir tú a que sufran ellos. Pero mi mayor miedo es a que sufran emocionalmente. Algo mucho más incontrolable.

Los niños deben aprender y trabajar un montón de habilidades para sobrevivir con las que desgraciadamente no nacen y no es fácil. Ni para nosotros enseñarles, ni para ellos aprenderlas. Pero si les ayudamos a adquirir esas habilidades sufrirán mucho menos y a eso tengo yo también miedo. Muchas veces nos toca enseñarles cosas que ni siquiera los adultos tenemos dominadas. Lo que supone, sin duda, todo un reto. Al final asumir que no sólo tú les enseñas a ellos, si no que ellos también te enseñan a ti infinidad de cosas cada día ayuda mucho a mantener a raya ese miedo. Aprendizaje mutuo.

Soy madre y tengo miedo a fallarles

soy madre y tengo miedo
Mujer triste vía Shutterstock

¿Quién no quiere ser la mejor madre para sus hijos? Nos empeñamos en intentar serlo a toda costa sin ser conscientes que por el simple de hecho de ser sus madres, ya somos las mejores madres del mundo. Sin más. Si no te lo crees atrévete a preguntarles porque seguro que te sorprenden con sus respuestas. Aún así el miedo a tomar decisiones erróneas, a fallarles cuando nos necesiten, a no saber identificar sus problemas… siempre va a estar presente. Personalmente creo que poner todos tus esfuerzos en tener una buena comunicación con ellos es fundamental, reconocer ante ellos tus errores también suma y saber perdonarte a ti misma es prioritario. No es fácil, lo sé, pero merece la pena hacer el esfuerzo.

Intento cada día que estos miedos no se apoderen de mi vida con todas mis fuerzas pero no es fácil. Soy madre y tengo miedo y estoy aprendiendo a vivir con ello. Y en el camino he descubierto lo que ayuda hablar sobre ello. Compartir mis miedos es vital para descubrir que no estoy sola en esto y que somos muchas las que sentimos lo mismo en esta apasionante aventura de ser madre.

Y vosotras, ¿me contáis cuáles son vuestros miedos?

Imagen de portada: Mujer embarazada vía Shutterstock

Natalia Martín
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo