miércoles, diciembre 8, 2021
InicioLifeStyleMi compañero de verano: el indeseable papiloma

Mi compañero de verano: el indeseable papiloma

Que mejor que mi primer post en esta santa casa que confesaros que he pasado un intenso verano con un amigo íntimo, que no ha querido separarse de mí, que ha estado a mi lado, en cada paso que he dado, todo el tiempo, todo el día.

Verano. Pies con papiloma.
Estos podrían ser mis pies, pero no lo son.

Este verano nos hemos hecho íntimos mi papiloma y yo ¿qué pensabais, que hablaba de otra cosa?

Ya hago yo el chiste fácil no preocuparse: esto es empezar con buen pie ¿verdad?

Mi primer post en este magazine tenía que ser intenso y sentido, basado en la sinceridad y la experiencia personal y lo va a ser, el verano con un papiloma es intenso, es muy sentido y es una experiencia personal de esas que se recuerdan mucho tiempo. Lo que viene siendo un amor de verano de esos plastas, pues igual.

El papiloma llega a mi vida

Y es discreto. La cosa empezó despacito (¡sacaos ya el ritmillo de la cabeza que os perdéis!), con una pequeña marca en la planta del pie y claro, no le di la menor importancia.

Fue creciendo y yo no le echaba cuenta hasta que se vengó “¿Qué estás muy liada como para fijarte en mi? ¡pues te vas a enterar bonita!” y empezó a ponerse muy pesadito.

Dolor punzante al caminar e incluso cuando me daba la vuelta en la cama, dormida y mi pie caía justo en su área de acción sobre el colchón.

Eso es maldad, con lo mal que una duerme en verano por culpa del calor que encima algo tan pequeño venga a sumarse al incordio, es maldad.

pies descalzos
Nada de ir descalzo este verano ¡un horror!

Así que en una de esas decidí ir al podólogo porque yo misma decidí que eso era un callo (el primero en mis delicados pies, por cierto) y no podía ser otra cosa.

La podóloga es muy salada y al echarle el ojo me dijo que no tenía pinta, que parecía un papiloma estupendo y que si quería que empezáramos el tratamiento me pasaba un bonito presupuesto.

El papiloma no quiere dejarme sola

No, no he ido a la piscina en todo el verano. Ni antes de que él llegara a mi vida ni con él, obviamente, así que en la piscina no ha podido ser donde me lo he traído a casa.

No, no frecuento gimnasios ni saunas ni spas, los primeros debería frecuentarlos y los segundos no me importaría pero no se da el caso así que de ahí tampoco ha venido.

No, ni me he comprado zapatos ni comparto zapatos con alguien que haya tenido papilomas recientemente o no tan recientemente, teniendo en cuenta que el virus tiene un periodo de incubación de hasta seis meses.

Y ahí está el origen del bicho que he tenido todo el verano agarrado al pie. El papiloma entró en mi casa a través del pie de mi hijo pequeño en el mes de abril y a mí me llegó en el mes de julio.

Yo fui la encargada de hacerle las curas y aunque me esmeré  en la pulcritud y el cuidado para evitar contagios pues se ve que tengo mucho que aprender de Sam Tarly y su metodología frente a la psoriagrís.

Así que ya sé de donde ha venido pero no tengo claro que me apetezca erradicarlo como hicimos con mi hijo: criogenización.

Sí a él le dije que no dolería pero… ¡dolió! No hay más que añadir.

pies manchados de arena en la playa

El ácido acetilsalícico ha ido haciendo su función, despacito (¿pero qué os pasa, por dioorr?), cada día, varias veces al día. Ya sé que en el prospecto pone que sólo una vez al día pero de vez en cuando han sido dos veces al día, con rabia que eso también influye.

La zona primero se pringa bien de vaselina para no achicharrar la piel sana y después una gotita del ungüento sobre la mancha negra y a esperar que se seque para cubrirlo con una gasa y un esparadrapo o algo parecido que obviamente pega de pena sobre la vaselina ¡de lo más divertido el proceso, oigan!

El papiloma te mira

Sí, te mira y suena a Duncan Dhu, te mira con esos ojos negros que yo sí quiero ver llorar, sobre todo cuando se van, desaparecen, los extermino.

El papiloma es feo, es una mancha más o menos pequeña (depende de lo bien alimentado que esté el jodío virus) y oscura y eso lo diferencia del callo que puede ser feo también pero en versión clarita.

Además el papiloma es retorcido porque duele por los lados mientras el callo duele como si se clavara, es lo que llaman “un clavo” y duele hacia dentro, en vertical, ya me entendéis.

Y te mira mientras le pones encima la gota de producto eliminador  y esos son muchos días, no uno ni dos, así que casi que te da tiempo a intimar con él, a odiarle en profundidad por el día que tuviste que ir en vaqueros a la piscina de tu amiga o cuando llevaste a los niños a la zona de playa del Parque Warner con un calor de justicia y tu en la tumbona auto convenciéndote de que no hacía tanto calor ¡JA!

Le odias profundamente hasta que le echas, vete, no quiero verte, vete, lejos de aquí y no es que se vaya es que tú le echas y aquí paz y después gloria.

Así que ya veis, esto es empezar con buen pie y lo demás son buenas intenciones.

Fotos: Pixabay

Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Hola Pilar. Para que veas que no has sufrido sola te cuento que yo el 3 de agosto me rocié el empeine del pie derecho con agua hirviendo y me salieron cuatro hermosas ampollas que se fusionaron en una sola, la madre de todas las ampollas. Tuve suerte porque durante siete días no me dolió nada de nada. Hasta con cuidadito y un apósito protegido por un calcetín un día fui a la playa y a la piscina. Pero no todo iba a ser bonito, al séptimo día no descansé, digamos que dejé de poder andar y me arrastraba por la vida con un dolor que me moría. Hasta el pie se me hinchaba cada día de andar coja. Fui a urgencias por si se había infectado pero por suerte no. Digamos que dolía porque tenía que doler y que los días previos sin dolor habían sido un regalo. Pero me abrieron la ampolla, sacaron la piel muerta y quedó herida. Ale, haz curas cada día y huye del agua y de la arena de la playa. Y eso ha sido mi verano, ir coja, hacer curas y pisar otra vez una playa a finales de agosto cuando casi ya había caído la costra, pero no cuenta como ir a la playa, que hacía fresquito y apenas me mojé los pies. Hoy 14 de septiembre, un mes y 11 días después, sigo teniendo cicatriz y la piel nueva muy sensible, que si la toco o la rozo se queja un poco.
    Yo también tuve que ir a la piscina a ver bañarse a los demás…
    ¿Qué, las penas compartidas son menos?

  2. Buenísimo el post! Hay que tener mucho cuidado y es fácil que pase desapercibido hasta que deje de doler. Vaya tela con el tratamiento. No me extraña que lo acabaras odiando

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Merak on