lunes, enero 24, 2022
InicioMujer Actual3 preguntas que nunca se deberían hacer

3 preguntas que nunca se deberían hacer

Mi madre me ha enseñado muchas cosas en la vida, entre ellas a ser prudente, discreta y paciente. Tres virtudes para mí muy importantes. Yo intento serlo (no digo que siempre lo consiga) pero a lo largo de mis treinta y tantos años de vida me he topado con situaciones muy comprometidas, muchas de ellas precisamente por la impaciencia de la gente y su falta de discreción y prudencia. Y es que hay algunas preguntas que nunca deberían hacerse…

estas-embarazada

¿Estás embarazada?

Este es la PREGUNTA de las preguntas comprometidas. A veces igual me paso de prudente (no te digo yo que no) y quedo por antipática pero jamás de los jamases se me ocurre dar la enhorabuena a nadie por un supuesto embarazo a no ser que la tripa sea muy pero que muy evidente (¿unos siete meses?) Nunca olvidaré aquel momento cuando en mis tiempos mozos trabajaba de cajera en una tienda de ropa y a una cliente habitual se le ocurrió decirle a mi compañera: «Anda que ilusión, enhorabuena, para cuando lo esperas». Yo creí morir y eso que no era parte implicada en el asunto, era una mera espectadora. La cara de mi compañera era un poema pero la cara de la clienta que había metido la pata ni os cuento. No recuerdo como aquella cliente salió de tan embarazosa situación (nunca mejor dicho) Pero lo que sí recuerdo a la perfección es que no sabía donde meterse…

hijo-para-cuando

Y los niños… ¿para cuándo?

Esta preguntita es otra de las clásicas. La obsesión y la impaciencia de la gente porque tengamos hijos es increíble. Yo tarde bastante tiempo en quedarme embarazada, fue una época dura para mi y para mi pareja (tras una perdida de por medio) y recuerdo que la gente no paraba de preguntarme lo mismo: ¡Y los niños para cuando! Algo que para nada me beneficiaba, sino más bien todo lo contrario, aumentaba mi angustia y la impaciencia por ser madre que por aquel entonces me rondaba. Y que no digo que lo hagan con mala intención pero… a veces calladitos estaríamos mucho mejor.  Además no entienden que cada uno decide y es más mis decisiones tampoco tengo porque compartirlas contigo. ¿Y que pasa si no quiero tener hijos?

cuando-te-casas

Y tú, ¿no te casas?

Y, aunque parezca mentira, en los tiempos en los que estamos y aún sigue siendo esta una pregunta en auge. Que sí, que ya sabemos que casarse es maravilloso (para algunos) pero que hay gente que decide no hacerlo y también esta en su derecho, ¿no? O es algo obligatorio para todo ser viviente.  Pues sí, siempre hay gente a nuestro alrededor obsesionada con que nos casemos y también cada vez hay más gente que pasa de formalizar su relación y prefiere vivir en pecado.

Imágenes: Pixabay

Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

23 COMENTARIOS

  1. Ostras, qué razón. Son LAS preguntas. También recuerdo cómo una amiga dio la enhorabuena a otra por su embarazo y… pues eso.

      • Yo fui la que dio por supuesto el embarazo… que no era. Fue incómodo, no lo niego. Pero la interpelada tampoco se lo tomó muy mal 😀 Evidentemente, mejor no meter la pata pero hay que ser generoso con los demás y con uno mismo. En realidad todos metemos la pata con algo (todos tenemos temas «sensibles» que los demás no tienen por qué suponer o saber) y la unica manera de evitarlo es no hablar con nadie de nada. Para mí no es opción, las relaciones personales son maravillosas. Por otra parte, estoy de acuerdo en que hay formas y formas de preguntar, lo de «los niños para cuándo» no deja mucho margen de decision, a ver cómo dice uno «para nunca».

        • Exacto! Lo importante son las formas y la confianza que tengas con las persona a quién preguntas también es importante

  2. Yo, en el metro, le cedí el asiento a una señora con una barriga de ocho meses que muy airada me espetó: «Vale, me siento! pero que conste que preñá no estoy!!»
    Me quedé a cuadros… y sin asiento.

    Y no te digo la cantidad de veces que me lo han preguntado a mí, años después de haber dado a luz! Pero vamos, tampoco me lo tomo a la tremenda. Lo perdono por las veces que meto la pata yo…
    A mí otra pregunta que me parece bastante inadecuada es «¿y tú qué eres?» cuando lo que quieren saber es lo que haces…

  3. Tengo una amiga que tiene dos hijos. Nos anunció los dos embarazos en sendas comidas en su casa, en los postres. En las dos ocasiones desde que llegué a su casa vi ahí un bulto sospechoso pero me callé y no dije nada. Por no meter la pata. Y luego me preguntaba que si no se notaba… sí, sí, pero yo por no meter la pata mejor me callo…

  4. ¡Cuántas verdades! Yo tengo pendiente contar en mi blog cómo he vivido siempre siendo una embarazada de 6 meses, y yo no me di cuenta de mi situación hasta que de verdad me quedé embarazada. La de situaciones en las que me han tratado con preferencia por creer que estaba soportando una preñez. Eso sí, lo de preguntar por bodas y churumbeles ajenos ¡ahí he metido la pata muchas veces!

  5. Tres preguntas que nunca hago.. es más… a mi ya me han dado la enhorabuena unas cuantas veces y, por supuesto, no vuelvo a estar embarazada y siempre salgo del paso diciendo que mi barriga es natural y de serie 😉

  6. Yo con los hijos al final, contestaba la verdad: «pues mira, si me proporción as un trabajo en la misma ciudad que mi marido, o en su defecto, un sueldo sin trabajar…. Nos ponemos a ello ya mismo, pero claro, viviendo a 200 km… Viene a ser complicado» luego, tras dos abortos, lo contaba sin rubor… Y la gente se quedaba super cortada…. Espero que aprendiesen a cerrar la bocaza con respecto a la vida privada de nadie.
    Yo jamás hago esas preguntas, ni muchas otras que hacen referencia a la vida del resto… Si quieren ya me contaran.

  7. Cuantisima razón tienes en decir que son LAS preguntas!
    Recuerdo un día que fui un día al cole donde trabajaba a hacer una visita y un profesor al verme me dijo «anda, estás embarazada??» Y automáticamente le contesté «que va este cuerpo es de lo bien que me cuida mi marido». Se quedó pillado, pero fui más comedida en la respuesta. En otra ocasión a una señora le contesté «no señora, estoy gorda nada más». Me mola más la cara que se les qu5efa con esas respuestas jajaja.

    Y lo de los niños, te entiendo perfectamente. Nosotrs tardamos 1 año largo en quedarnos embarazados y era agobiante… A mi nunca se me ocurre, no sabes por lo que pueda estar pasando esa pareja, puede haber problemas de fertilidad u otras enfermedades o simplemente no quieren tener hijos en ese momento o nunca. Es su decisión. Yo por si las moscas no pregunto nunca sobre ello.

  8. Pues yo tengo que decir:

    a/ antes de quedarme embarazada me cedieron el asiento hasta 3 veces. Nunca les dije nada, me senté como una niña buena, pues sentía más vergüenza porque pensaran que estaba y no estaba, que contestándoles a pleno pulmón: ESTOY GORDA NO EMBARAZADA! jajajajaja.

    b/ Cuando me quedé embarazada y realmente se me notaba (porque mi barriga era de proporciones épicas y eso que adelgacé 10 kilos durante el embarazo), no me cedieron el sitio mas que una vez y porque mi marido, muy dado a estas cosas empezó a decir en alto la vergüenza que sentía porque nadie se diera cuenta de mi barriga de 8 meses y medio.

    Por cierto, anécdota en cuanto a LAS PREGUNTAS.
    En un viaje al pueblo, en el tren, viajaba en litera. Había un matrimonio mayor, unos chicos que hacían el camino de santiago mi ex y yo. Todos en el compartimento. Viene la revisora. Y la mujer mayor, al lado de ella le da los billetes, le toca la barriga sin previo aviso y le dice: Felicidades!!! para cuando!! A lo que la revisora le contestó, poniendo ella la barriga, dándose palmaditas: No señora, esto es cosecha propia.
    Jajajaja. Creo que sentí yo más vergüenza que la propia señora.

    En cuanto a lo de para cuándo los niños: En mi familia ya no se pregunta desde que uno de mis primos dijo: no quiero tener hijos, son feos, calvos, se cagan y yo lo tengo que limpiar. Prefiero que de mayor me hagan eso a mi y si eso, me lo pienso. Creo que tal respuesta hizo que mis tías se pensaran eso de preguntar.

    En cuanto a lo de casarse: Bueno, es una pregunta que siempre te cae y si vas a una boda con tu pareja, ya ni te digo. A mi me lo dijeron en la boda de un primo y me eché a llorar porque dos días antes mi pareja y yo habíamos dado por finalizada nuestra relación de 5 años.

    Saludos

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión