Me estreno con una confesión: en un pasado no muy lejano, yo era de las de “oh dear, soy feliz en mi desorden ordenado”. Vamos, que era una vaga de manual para los quehaceres domésticos. Antes de tener hijos,...