Tener un ser querido enfermo es duro, pero si además este ser querido es un niño, a nuestra mente le cuesta asumirlo. No somos capaces de entender por qué nos ha pasado a nosotros, a nuestra familia.Además, una enfermedad...