Recetas para cocinar con antelación

1

Estamos comenzando nuevo año y en plena cuesta de enero. Como, además, uno de mis principales propósitos para este año es organizarme mejor, me he puesto manos a la obra a hacer recetas para cocinar con antelación y poder ir más tranquila durante la semana.

Para cocinar con antelación es básico preparar antes de nada un menú semanal y, por supuesto, incluir en ellos platos que soporten bien pasar unos días en la nevera y luego recalentarse.

Estos son algunos de los platos que podemos hacer un domingo, por ejemplo, y que nos darán la vida cuando lleguemos cansadas y muertas de hambre entre semana.

cocinar con antelación
Goulash (Shutterstock)

Recetas para cocinar con antelación

Guisos: De ternera, pavo, pollo… yo suelo aprovechar y hacerlo para un par de días. Si lo voy a comer al día siguiente le echo patata, pero si lo voy a congelar para tener la comida hecha más adelante, me ahorro la patata ya que no congela nada bien.

Pisto: Se conserva muy bien y luego podemos utilizarlo para comer como primer plato friendo un huevo, por ejemplo, como acompañamiento para carne o como plato único si lo haces con pasta. A los niños les encanta.

Cocinar con antelación crema
Crema de calabacín (Shutterstock)

Cremas: De calabacín, de calabaza, de verduras, de zanahoria… las cremas son muy agradecidas ya que se conservan muy bien, sobre todo si lo haces al vacío, y son muy socorridas para utilizar como primer plato en las cenas. Además, son una buena alternativa para que nuestros hijos coman una buena ración de verduras.

Legumbres: Lentejas, fabada, garbanzos… siempre que no les eches patata que no aguanta muy bien ni el congelado ni el recalentado.

Albondigas: Se mantienen muy bien tanto para comer en unos días en la nevera, como en el congelador si las hemos preparado para tener para dos días. Yo suelo hacerlas con tomate porque descongela de maravilla.

Cocinar con antelación lasaña
Lasaña (Shutterstock)

Lasaña o canelones: La pasta no suele congelar bien: sin embargo, la lasaña y los canelones sí. Además, podemos hacerlo de dos maneras, congelarlas antes de hornearlas o después y, así, solo tendremos que calentarlas en el microondas cuando vayamos a consumirla. Personalmente prefiero esta segunda opción porque ganas más tiempo, aunque está claro que si la horneamos en el último momento el resultado será mejor.

Trucos para ganar tiempo

Si por algún motivo no puedes dejar el plato entero hecho, hay algunos trucos que podemos poner en práctica y nos ayudarán a ganar algo de tiempo al cocinar.

Prepara salsas y caldos: Preparar una salsa de tomate, una boloñesa o un buen caldo, te facilitará mucho las cosas para luego hacer sobre la marcha una pasta o una sopa y tardarás mucho menos.

Cocina para dos días: Los guisos, las legumbres, las albóndigas… son muchas las comidas que nos pueden dar la opción de cocinar cantidad para dos ocasiones. De esta manera, no sólo tendremos solucionada la comida de un día de esta semana, sino que podemos congelar la otra ración y comerla en otra semana.

cocinar con antelación
Empanada gallega (Shutterstock)

Rellenos para empanadas: Otra manera de adelantar mucho tiempo es preparar el relleno para una empanada, si es de atún, carne o algo cocinado. De esta manera, en el último momento solo tendremos que montarla y meterla al horno. Esto puede ser una buena solución para una cena o para cuando vamos a tener visita.

Ten verdura preparada y congelada: Una de las cosas que más tiempo nos lleva en la cocina es cortar las verduras. Tener varias cortadas y congeladas en bolsas nos puede facilitar mucho las cosas y hará que se conserven mejor, ya que a veces se nos ponen malas en la nevera.

Ten sofrito preparado: El sofrito es la base para muchos de nuestros platos, por eso hacer un día mucha cantidad y congelarlo en porciones nos hará ganar mucho tiempo a la hora de cocinar.

Huevos duros: Cuece varios huevos, pélalos y guárdalos en la nevera en un tupper. Así podrás utilizarlos durante los próximos días para echar en ensaladas, hacerlos rellenos, acompañar unas espinacas…

Ventajas de cocinar con antelación

Tranquilidad: Esa sensación de llegar a casa del trabajo y saber que la comida ya está prácticamente hecha o de venir después de una tarde de maratón de extraescolares y saber que después del baño, poco habrá que esperar para cenar… ¡no tiene precio!

Ahorrar tiempo: Si cocinas varios platos en un día te organizas mucho mejor y en unas horas puedes hacer lo que en el día a día te lleva mucho más.

Gastar menos dinero: Al cocinar con antelación pensamos más el menú que vamos a hacer, por lo que al ir a hacer la compra lo llevamos todo más decidido y es más difícil comprar cosas que se acaben caducando en nuestra nevera.

cocinar con antelación pollo
Pollo con verduras (Shutterstock)

Comer más sano: Del mismo modo que el punto anterior, hacer un menú con antelación permite que los platos estén pensados con cabeza, sean más equilibrados y que no acabemos haciendo cualquier cosa rápida para alimentarnos.

Menos que limpiar: Evidentemente, al tener la comida adelantada y solo tener que calentarla ensuciaremos mucho menos la cocina a diario y recogerla nos llevará muy poco tiempo.

Como veis, son muchos los beneficios que tiene el cocinar con antelación. Espero que estas ideas os sirvan de ayuda ¿nos cuentas tus trucos para ganar tiempo en la cocina?

1 COMENTARIO

Comments are closed.