miércoles, mayo 18, 2022
InicioLifeStyleRecetas para cocinar con antelación, batch cooking

Recetas para cocinar con antelación, batch cooking

Estamos comenzando nuevo año y en plena cuesta de enero. Como, además, uno de mis principales propósitos para este año es organizarme mejor, me he puesto manos a la obra a hacer recetas para cocinar con antelación y poder ir más tranquila durante la semana.

Para cocinar con antelación es básico preparar antes de nada un menú semanal y, por supuesto, incluir en ellos platos que soporten bien pasar unos días en la nevera y luego recalentarse.

Estos son algunos de los platos que podemos hacer un domingo, por ejemplo, y que nos darán la vida cuando lleguemos cansadas y muertas de hambre entre semana.

cocinar con antelación
Goulash (Shutterstock)

Recetas para cocinar con antelación

Guisos: De ternera, pavo, pollo… yo suelo aprovechar y hacerlo para un par de días. Si lo voy a comer al día siguiente le echo patata, pero si lo voy a congelar para tener la comida hecha más adelante, me ahorro la patata ya que no congela nada bien.

Pisto: Se conserva muy bien y luego podemos utilizarlo para comer como primer plato friendo un huevo, por ejemplo, como acompañamiento para carne o como plato único si lo haces con pasta. A los niños les encanta.

Cocinar con antelación crema
Crema de calabacín (Shutterstock)

Cremas: De calabacín, de calabaza, de verduras, de zanahoria… las cremas son muy agradecidas ya que se conservan muy bien, sobre todo si lo haces al vacío, y son muy socorridas para utilizar como primer plato en las cenas. Además, son una buena alternativa para que nuestros hijos coman una buena ración de verduras.

Legumbres: Lentejas, fabada, garbanzos… siempre que no les eches patata que no aguanta muy bien ni el congelado ni el recalentado.

Albondigas: Se mantienen muy bien tanto para comer en unos días en la nevera, como en el congelador si las hemos preparado para tener para dos días. Yo suelo hacerlas con tomate porque descongela de maravilla.

Cocinar con antelación lasaña
Lasaña (Shutterstock)

Lasaña o canelones: La pasta no suele congelar bien: sin embargo, la lasaña y los canelones sí. Además, podemos hacerlo de dos maneras, congelarlas antes de hornearlas o después y, así, solo tendremos que calentarlas en el microondas cuando vayamos a consumirla. Personalmente prefiero esta segunda opción porque ganas más tiempo, aunque está claro que si la horneamos en el último momento el resultado será mejor.

Trucos para ganar tiempo

Si por algún motivo no puedes dejar el plato entero hecho, hay algunos trucos que podemos poner en práctica y nos ayudarán a ganar algo de tiempo al cocinar.

Prepara salsas y caldos: Preparar una salsa de tomate, una boloñesa o un buen caldo, te facilitará mucho las cosas para luego hacer sobre la marcha una pasta o una sopa y tardarás mucho menos.

Cocina para dos días: Los guisos, las legumbres, las albóndigas… son muchas las comidas que nos pueden dar la opción de cocinar cantidad para dos ocasiones. De esta manera, no sólo tendremos solucionada la comida de un día de esta semana, sino que podemos congelar la otra ración y comerla en otra semana.

cocinar con antelación
Empanada gallega (Shutterstock)

Rellenos para empanadas: Otra manera de adelantar mucho tiempo es preparar el relleno para una empanada, si es de atún, carne o algo cocinado. De esta manera, en el último momento solo tendremos que montarla y meterla al horno. Esto puede ser una buena solución para una cena o para cuando vamos a tener visita.

Ten verdura preparada y congelada: Una de las cosas que más tiempo nos lleva en la cocina es cortar las verduras. Tener varias cortadas y congeladas en bolsas nos puede facilitar mucho las cosas y hará que se conserven mejor, ya que a veces se nos ponen malas en la nevera.

Ten sofrito preparado: El sofrito es la base para muchos de nuestros platos, por eso hacer un día mucha cantidad y congelarlo en porciones nos hará ganar mucho tiempo a la hora de cocinar.

Huevos duros: Cuece varios huevos, pélalos y guárdalos en la nevera en un tupper. Así podrás utilizarlos durante los próximos días para echar en ensaladas, hacerlos rellenos, acompañar unas espinacas…

Ventajas de cocinar con antelación

Tranquilidad: Esa sensación de llegar a casa del trabajo y saber que la comida ya está prácticamente hecha o de venir después de una tarde de maratón de extraescolares y saber que después del baño, poco habrá que esperar para cenar… ¡no tiene precio!

Ahorrar tiempo: Si cocinas varios platos en un día te organizas mucho mejor y en unas horas puedes hacer lo que en el día a día te lleva mucho más.

Gastar menos dinero: Al cocinar con antelación pensamos más el menú que vamos a hacer, por lo que al ir a hacer la compra lo llevamos todo más decidido y es más difícil comprar cosas que se acaben caducando en nuestra nevera.

cocinar con antelación pollo
Pollo con verduras (Shutterstock)

Comer más sano: Del mismo modo que el punto anterior, hacer un menú con antelación permite que los platos estén pensados con cabeza, sean más equilibrados y que no acabemos haciendo cualquier cosa rápida para alimentarnos.

Menos que limpiar: Evidentemente, al tener la comida adelantada y solo tener que calentarla ensuciaremos mucho menos la cocina a diario y recogerla nos llevará muy poco tiempo.

Como veis, son muchos los beneficios que tiene el cocinar con antelación. Espero que estas ideas os sirvan de ayuda ¿nos cuentas tus trucos para ganar tiempo en la cocina?

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.