domingo, noviembre 28, 2021
InicioMaternidadEl lado más asqueroso de la maternidad

El lado más asqueroso de la maternidad

Los bebés están preparados para hacer que nos derritamos de amor, esto es así se mire como se mire. Sus cuerpecitos regordetes, esas cabezas y ojos enormes que por alguna extraña razón hacen que inmediatamente empecemos a hablar con diminutivos como si fuéramos un cocinero moderno (ya sabéis, ellos no cocinan verduras sino verduritas ni ponen salsas sino salsitas). Para lo que no estamos preparados es para lo asqueroso de la maternidad, que oye, pues también es una parte que ahí está. Cuando te conviertes en madre pierdes los escrúpulos.

No es que no vayamos a ser madres para evitarlas y por supuesto nadie se ha muerto de ninguna de ellas, pero a veces sólo mostramos lo más idílico, olvidándonos de esta cara B que seguro que quien más y quien menos ha experimentado.

Nos ponemos escatológicos y os contamos hoy nuestro Top Five de asquerosidades maternales.

asco

1. Las cacas explosivas

Cuando eres mami (o papi) te da igual ser más o menos aprensivo con las heces … limpiar culetes es algo de lo que nadie se libra. Hay cacas que se limpian y aquí no ha pasado nada, pero hay otras que son un show… especialmente porque Murphy suele hacer de las suyas y suelen producirse precisamente cuando menos preparado estás. Si tú un día te has olvidado de la muda de repuesto, vas justo de toallitas y además estás en un lugar en el que no tienen un cambiador cómodo será ese día cuando a tu linda flor le dé por hacerse una caca explosiva de esas que llegan literalmente hasta el cuello.

Porque sí, cuando tienes bebés en casa es cuando descubres lo que quiere decir de verdad eso de ir hasta la bandera.

yo no he sido
A mí que me registren…

2. Los loquios

Otra cosa de la que no se habla. Tú has dado a luz ya, has cumplido y desalojado al octavo pasajero ¿Qué es esto de ir soltando coágulos y otras cochinadas por salva sea la parte? Vamos a ver, que parece que estemos echando nuestros interiores a cachitos. Lo peor de todo no es esa especie de regla brutal… lo peor son esas compresas tamaño descomunal que tienes que llevar. Entre lo incómodas que son y que desmoralizan a cualquiera…

Llora, hija, llora

3. Las vomitinas

Como ocurría con las cacas explosivas, las vomitinas escandalosas nunca vienen en buen momento. Suceden cuando es noche cerrada y has conseguido dormirte por fin, cuando tienes todas las sabanas de recambio tendidas o cuando vas en el coche y no tienes una bolsa a mano. Limpiar una vomitina es asqueroso, sí, pero es peor tratar de eliminar ese olor que parece adherirse a las cosas y que jamás va a salir por más que ventiles.

Lorelai Gilmore
Nosotros también

4. Las heridas de guerra

Es posible que si has ido para médico o cualquier otra profesión sanitaria esto no te suponga ningún problema, pero para los que como yo somos más falsos que una moneda de tres euros esto de curar heridas a lo bestia no es plato de buen gusto. No me refiero a heriditas de esas que con un «sana, sana, culito de rana» están apañadas ¡no! Me refiero a brechas de esas que requieren puntos, heridas en lugares en los que la sangre sale a borbotones o incluso esas en las que se ve hueso. Que tú te haces la valiente, pero te da la sensación de que estás a un tris de caerte redonda.

Phoebe Nurse war
¡Más vendas! ¡Más vendas!

5. Los piojos

Cuando éramos pequeños los piojos existían, claro que sí, pero no recuerdo estas infestaciones masivas que nos tienen a todos los padres hastiados. No sé si será que los padres de ahora somos mucho más paquetes eliminándolos que las generaciones que nos precedieron o que se han hecho fuertes, pero las notas del colegio de «miren a sus niños, que hay piojos» van que vuelan. A veces creo que sería más fácil avisar de cuándo NO hay…

El caso es que la primera vez que ves un piojo te quieres morir, del asco, del susto, de la culpabilidad y de todo. Lo normal es que te pique todo (y mírate tú también porque, ¡oh sorpresa!, nadie te avisó de que tú también puedes tenerlos a fuerza de refrotarte con tu pequeño bollito de azúcar). ¿Lo mejor? Que en cero coma te conviertes en la reina de los cazafantasmas versión piojil y das rienda suelta a tus instintos destructivos con estos bichitos tan poco bienvenidos.

piojos. Lice.
Ya me está picando todo…

¿Qué es lo más asqueroso y lo que más odiáis de la maternidad? Aunque el balance sea positivo seguro que hay algo que no os gusta nada de nada.

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Uf al 5 no me he tenido que enfrentar aún, y no quiero tentar a la suerte ?

    Y otra cosa de la que nadie habla es de… ¡Limpiar el orinal! Me parece incluso más desagradable que los pañales, aunque mi marido piensa que es lo mismo ? pero a mí me da más repelús…

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
MartaG on