5 Ideas falsas sobre el acoso escolar que hay que desterrar

2

¿Qué sientes como madre cuando oyes hablar de acoso escolar? Mi primera reacción es tener miedo. Cruzar los dedos para que mi hija nunca sufra acoso. Defender, proteger. Pero, ¿y si un día te dicen que tu hijo no es la víctima sino el acosador?

La mayoría de nosotros no daríamos crédito, pensaríamos que es falso. No puede ser que la persona a la que queremos, educamos, con la que convivimos cada día se pueda convertir en un acosador sin darnos cuenta. Ante esta situación hay dos reacciones, las más corrientes:

  • Pensar qué es todo una campaña orquestada contra nuestro hijo que, en realidad, es una pobre víctima de la situación y de las envidias de otros.
  • Culpabilizarse por no haber sabido desempeñar un papel cada día más autoexigentes como padres.

stop bullying

No quiero decir que nuestros hijos se conviertan, de la noche a la mañana, en acosadores. Tampoco que tengan que ser víctimas. Solo quiero dar un toque de atención y hacerte ver que, muchas veces, tenemos ideas preconcebidas que no se ajustan a la realidad. Ideas falsas sobre el bullying que tenemos que empezar a desterrar.

1. Los acosadores provienen de familias desestructuradas

Cuando pensamos en un acosador nos imaginamos una vida familiar llena de gritos, desprecio, incluso violencia. Borremos esa idea de nuestra cabeza. No tiene porqué ser así. Es cierto que los niños que están cerca de actitudes violentas es más probable que la repitan en su entorno, pero no todos los acosadores sufren situaciones problemáticas en sus familias. También hay niños de familias como la tuya y la mía que se convierten a acosadores. No es que repitan modelos, es porque quieren hacerse valer ante el grupo, demostrar su liderazgo, su valía y lo hacen del peor modo posible.

2. Son cosas de niños

bullying

Nunca, nunca, dejes de creer a tu hijo. Si ellos confían en ti para solucionar un problema no dudes de su palabra o la minimices con la terrible frase “son cosas de niños”. El acoso escolar puede ocasionar problemas psicológicos tanto en la infancia como en el desarrollo adulto, además de terribles consecuencias físicas.

3. Ya se arreglará

Los problemas no se suelen solucionar por sí solos. Dejar pasar el tiempo es hacer que el conflicto crezca, que los acosadores se sientan más fuertes ante la falta de sanciones y que la víctima, cada día, esté más desprotegida y vulnerable. La intervención en los primeros momentos de bullying puede solucionar muchos problemas.

4. El acoso sólo existe cuando hay violencia física

mitos del bullying

Hay diferentes formas de acoso y todas pueden minar igual al individuo. No tiene que haber golpes en el colegio para que el niño padece bullying y no quiere volver a clase. Un insulto repetido, un rumor cada vez que se levanta de la mesa, no dejar que coma con el resto en la misma mesa, un mensaje de móvil hiriente, pueden hacer tanto daño como un empujón. Hay que atender los signos y tomar medidas contra todo tipo de acoso escolar.

5. Testigos versus chivatos

Tenemos que desterrar de la educación de nuestros hijos el temor a ser acusados de “chivatos”. Contar situaciones injustas, denigrantes o que nos han hecho daño a lo adultos es el modo más efectivo de pedir ayuda. Contarlo no es malo, todo lo contrario, te convierte en el héroe de la acción, en ese niño gracias al cual todo se puede solucionar.

Si quieres tener más información para enfrentarte al bullying te recomiendo pasar por la Escuela de Padres de Save de Children donde tienen un interesante curso online para saber cómo actuar ante estos casos.

2 COMENTARIOS

  1. Genial post sobre el bullying, gracias por compartirlo porque esto es mejor estar informados y, cuanto más mejor, como depende en muchas ocasiones del punto de vista, ya se sabe. Me encanta el blog, muy interesante, saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre