Los papeles del pentágono: mujeres en el poder

0

Hay historias reales que deberíamos conocer más y mejor y casualmente esas historias que nos suenan más bien poco, suelen tener como protagonista a una mujer… ¡qué cosa tan curiosa! Hoy os hablo de una de esas historias, la de Katherine Graham a quien da vida Meryl Streep en la gran pantalla en una película que se estrena la próxima semana Los archivos del Pentágono.

mujeres en el poder

Meryl Streep es una de esas actrices que llena la pantalla en cada plano, no hay discusión posible por mucho que algún presidente de algún país diga que está sobrevalorada. Hay quien sabe de cine lo mismo que de dirigir un país… o sea nada.

Los archivos del Pentágono se estrena esta misma semana en nuestro país y a las órdenes de Steven Spielberg, Meryl Streep da vida en el cine a Katherine Graham una de esas mujeres que supo estar a la altura de las circunstancias como se supone que no saben estar las mujeres. Sí, eso era lo que pensaba incluso su propio padre, el pobre se equivocó de parte a parte.

Mujeres en el poder

mujeres en el poder

Katherine Graham estudió periodismo en 1938 y empezó a trabajar en el periódico San Francisco News, de donde pasó en sólo un año al Washington Post.

Cuando tu padre es un empresario millonario puede ocurrir que llegué a comprar el periódico en el que trabajas, como le pasó a ella, lo curioso es que su propio padre decidió que para dirigir el Washington Post casi mejor su yerno que había estudiado Derecho que su hija que llevaba años trabajando en el diario como periodista.

Machismo en estado puro y con las babuchas de andar por casa. Sí, la época era complicada pero aún más complicada se fue poniendo.

El caso es que Katherine siguió trabajando mientras tenían cuatro hijos ella y su marido. El problema es que su marido comienza a tener serios problemas de salud mental que le llevan lamentablemente al suicidio.

Katherine pasa a dirigir su hogar y su periódico. No le faltaba ni fuerza ni capacidad para remontar su vida, la de sus hijos y la de sus empleados.

Será ella, una mujer, la que decida publicar un estudio secreto elaborado por el gobierno norteamericano sobre la guerra del Vietnam y será ella la que tendrá que soportar la presión del gobierno de Nixon para evitar esa publicación y después, para hundir el prestigio del Washington Post.

Un año después, sólo uno, Graham fue también la que apoyó la publicación de los famosísimos papeles del caso Watergate y a los periodistas que llevaron a cabo esa investigación.

¿No os parece curioso que sepamos quienes eran esos periodistas pero que no supiéramos que fue una mujer la directora del periódico que les dio cobertura para que publicaran sus investigaciones? Ya, será cosa mía.

Una época complicada para cualquier mujer pero mucho más para una en el ojo de la polémica, en un trabajo en el que la línea entre la información y la manipulación es tan fina y en una época en la que tantos ojos están esperando que pegues un resbalón para reconducir las intenciones de otras muchas mujeres a salir de sus casas.

La realidad en la ficción

mujeres en el poder

Sí, desde hace años se va notando que el tema de la inventiva en Hollywood va haciendo aguas. Se ruedan remakes, se remasterizan películas, se estiran sagas hasta el infinito y más allá…

Y se adaptan biografías o novelas basadas en hechos reales porque sí, porque en ocasiones la realidad hace buena esa conocida frase y supera con creces a la ficción, aunque la ficción la dirija Steven Spielberg como en este caso.

Los papeles del Pentágono pone en la misma historia a Spielberg detrás de la cámara y a Tom Hanks y Meryl Streep delante. No, no habían trabajado juntos los tres antes, ésta es su primera vez y hay que reconocer que por que hemos visto hasta ahora, el producto final tiene muy buena pinta.

mujeres en el poder

Hemos visto a Meryl Streep en otros papeles de mujeres que demuestran que en situaciones complicadas reaccionan igual de bien o de mal que pueda reaccionar un hombre.

Meryl Streep ha sido Margaret Thatcher en el cine y se ha puesto los Prada como imagen ficticia de una de las editoras de moda más influyentes del mundo desde hace años, Anna Wintour.

Mujeres con poder, mujeres con capacidad para decidir sobre su propia vida y la de los demás, mujeres reales que juegan con unas reglas que no sólo no las favorecen sino que las perjudican. Mujeres que rompen ese techo de cristal demostrando fuerza y capacidad y que parecen que nunca dejan de ser examinadas una y otra vez.

Mujeres que existieron, que son referentes para muchas otras mujeres de generaciones posteriores.

Mujeres que demostraron que somos iguales unos y otras que podemos llegar donde nos propongamos si nadie nos pone palos en las ruedas y que aunque nos cueste más, tenemos los mismos derechos de intentarlo, de acertar y por supuesto, de equivocarnos.

Nos vemos en el cine…

Comparte
Artículo anteriorY ahora, ¿qué hago con todos los juguetes? Es la hora de reciclar
Artículo siguienteNuestra heroína literaria favorita
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre