Hazlo por ellos, que colaboren en casa desde pequeños por su propio bien

Hazlo por ellos. Que los niños colaboren en las tareas domésticas es una de las mejores decisiones que podemos tomar como padres pensando en su educación, en fomentar su autonomía personal, en que aprendan a ser personas más empáticas, respetuosas, solidarias, altruistas y por supuesto responsables. De todo ello van a aprender si te planteas que hagan cosas en casa desde pequeños, que los niños colaboren en las tareas domésticas por su propio bien.

Todos hemos vivido momentos en los que por distintos motivos hemos preferido hacerlo todo en casa nosotros, los adultos y no insistir en la necesidad de que nuestros hijos participaran de las tareas domésticas. Esto es un error que no beneficia a nadie, ni a nosotros ni por supuesto a ellos.

Hacer que los niños colaboren en las tareas domésticas supone enseñarles a asumir responsabilidades, a colaborar por un bien común, a aprender sobre lo que es el autocuidado y el cuidado a los demás. Son lecciones vitales que están llenas de importancia para su desarrollo como individuos.

Es vital concienciarles de que la familia a la que ellos pertenecen, es un equipo en el que estamos todos integrados y en el que colaboramos todos, cada uno con sus posibilidades.

Es verdad que no es tarea fácil que asuman esa cooperación y colaboración como un plan apetecible, es un trabajo por nuestra parte que requiere de paciencia y autocontrol, pero que merece mucho la pena conseguir.

Cómo conseguir que los niños colaboren en las tareas domésticas sin morir en el intento

Las recomendaciones suelen ser siempre muy sencillas de poner en práctica, al menos sobre el papel.

Comenzar en sus primeros años a implicarles en las tareas domésticas es una forma de integrarles en el funcionamiento de la familia, una forma de que desarrollen el sentimiento de pertenencia y que de ese modo afiancen su autoestima.

Poco a poco ellos también aprenden a adquirir buenos hábitos de convivencia, a organizarse mejor y a que las tareas de la casa son necesarias y una tarea de todos.

Sin darse cuenta estarán desarrollando habilidades manuales, motoras e intelectuales, con estas tareas sencillas mejoran su capacidad de atención y sin darse cuenta, captan el sentido interno de los procesos secuenciales y su causalidad.

La mejor estrategia siempre es la del ejemplo, independientemente de la edad en la que se empiece a implicar en la colaboración en las tareas domésticas.

Es vital concienciarles de que la familia a la que ellos pertenecen, es un equipo… Clic para tuitear

Es verdad que con el ejemplo, la capacidad de imitación de los más pequeños hacia nosotros, sus padres y madres, lo hace más sencillo e interesante pero también se puede aprender a colaborar en casa cuando se ha llegado a la adolescencia, por ejemplo.

Es importante tener siempre en cuenta el grado de madurez de cada niño, se trata de crecer y aprender no frustrar y minar sin darnos cuenta su autoestima con tareas que les quedan demasiado grandes.

Y algo que resulta obvio pero que demasiadas veces se nos pasa desapercibido, cuanto mayor es la implicación en las tareas de la casa de todos los miembros de la familia, mejores son las relaciones dentro de la familia.

7 ideas para que los niños colaboren en las tareas domésticas sin poner ni una objeción

  • Es interesante poner tiempos límite para cada ocupación
  • Muéstrales como se hace y supervísalo pero al mismo tiempo dales autonomía y si lo hacen mal no les riñas, es mejor que les ofrezcas ayuda para corregir el error
  • Las tareas conviene ir agregándolas de forma gradual, poco a poco para que nadie se sienta apabullado por sus responsabilidades
  • No distribuyas las actividades o las tareas en función del sexo de cada hijo, es mejor repartirlas aleatoriamente e incluso que varíen de una semana a otra. Es algo que fomenta la educación en la igualdad.
  • Tú sabes como es cada uno de tus hijos, según sean más hábiles u ordenados se les pueden ir adjudicando unas determinadas tareas y si no, se puede empezar con tareas más sencillas para potenciar la confianza en sí mismos.
  • Las tareas de la casa no deben ser nunca algo negativo, un sinónimo de castigo, es mejor buscar el lado más lúdico o entretenido que puedan tener.
  • Ante una más que posible discusión sobre qué tareas debe hacer cada uno, lo mejor es plantear una tabla de labores para todos y que todos se comprometan a respetar y a cumplir, adultos incluidos por supuesto.

Es innegable que la familia es el agente de socialización más importante en una sociedad porque es la responsable en transmitir valores, en inculcar normas y en dirigir conductas. La educación empieza con los momentos más nimios como puede ser fregar los platos o limpiar el polvo de los muebles y encima puede ser hasta divertido si lo hacemos juntos.

Pilar Fonseca

Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior.
Me gusta escribir y comunicar.
Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos.
Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.