No puedo salir de casa sin…

0

Hay pocas sensaciones peores que salir de casa pensando que te falta algo, ¿el móvil?, ¿las llaves?… qué será lo que se te está olvidando. ¿Te ha pasado alguna vez? En el vermut de hoy queremos contaros eso sin lo que no podemos salir de casa, lo que hace que, en cuanto nos demos cuenta de que no lo llevamos, tengamos que dar la vuelta sí o sí. Te animas y nos cuentas que es eso sin lo que tú no puedes salir de casa.

Comprobar ochenta veces que llevo las llaves (Sara)

…. porque por supuesto me las he dejado un montón de veces dentro. Soy muy despistada, así que como me conozco prefiero pecar de obsesiva que tenerme que echar a correr o ir a casa de mi madre que tiene un juego extra a buscarlas. Así que siempre compruebo que las llevo ¡y la verdad es que es una buena rutina!

El móvil (María L. Fernández)

Imagen: Pexels

Tan tópico como real. Necesito saber que llevo el móvil conmigo, de lo contrario, me imagino infinidad de situaciones, cada una más irreal e improbable, en la que alguien tendría que localizarme y no daría conmigo. ¿Cómo hacíamos antes de estar sujetos a estas cadenas?

… es que sí puedo (Pilar)

ciudades que me encantaría conocer

No sé si es que soy una despistada impulsiva o que mi inconsciencia es mayor que mi sensatez o todo al mismo tiempo pero sí, puedo salir de casa sin las llaves (de hecho eso me ha generado un par de problemas «estupendos» con momentazos de allanamiento de morada incluidos a través de alguna ventana) y por supuesto que puedo salir sin móvil de casa o salir con el móvil sin batería que es otra opción que no se descarta conmigo.

Puedo salir sin documentación y darme cuenta cuando ya no es viable volver a por ella y puedo salir sin el monedero, lo que pasa es que en este ultimo caso o voy bien acompañada o no llego ni a la vuelta de la esquina.

Lo mismo tengo que hacerme mirar mi despiste y desorganización o casi mejor asumir que los genios, somo así y así seguiré, nunca cambiaré ¡qué le vamos a hacer!

Comprobar tres veces que las luces están apagadas (Sonia Urban&Mom)

apagar las luces

No es una. Ni dos. Tienen que ser tres veces al que al final reviso las luces hasta que, por fin, llego a la conclusión de que sí, he apagado las luces de casa. Pero aunque revise y revise no creas que eso es definitivo. Más de una vez las he dejado encendidas tras ir de una habitación a otra comprobando que estaban apagadas.

Nada… (María Jardón)

Como mi compañera Pilar soy de las que no me dejo la cabeza porque la llevo puesta. Las llaves de casa las pierdo cada dos por tres, mi Paco me ha puesto hasta un llavero que pite si le doy a buscar desde el teléfono porque estaba cansado de que las perdiera. No ha servido de nada. Al mes me paso más tiempo sin llaves que con ellas porque suelo perderlas una media de dos semanas y cuando las encuentro tardo unos dos días en volver a perderlas. Así soy.

El móvil me lo he dejado a menudo también y aunque al principio daba la vuelta a por él, el día que descubrí que estaba más relajada sin él, no volví nunca a buscarlo. Si me lo dejo, salvo necesidad mayor porque este pendiente de algo, en casa se queda.

Imagen: Vagalume