Lo has oído tantas veces que ya forma parte de la letanía familiar. Es imposible cruzarse con un perro sin que tus hijos se abalance sobre él, a pesar de que a ti te da pánico que anden magreando...
Esa es la pregunta que retumba en mi cabeza cada fin de semana. Atrás quedaron esos sábados y domingos en los que aunque no hubiera salido de pingo retozaba en la cama hasta las mil, sin prisas, desquitándome de...
Puedo verlo como si fuera ayer: yo tenía unos 26 años y ya llevaba unos meses trabajando en una agencia. Tenía éxito, vivía sola y me había echado novio hacía poco. Pensaba que sabía mucho de la vida y...
Me estreno con una confesión: en un pasado no muy lejano, yo era de las de “oh dear, soy feliz en mi desorden ordenado”. Vamos, que era una vaga de manual para los quehaceres domésticos. Antes de tener hijos,...