Expresiones de nuestros hijos que nos hacen reír

0

Los niños, con su lengua de trapo, son un filón de expresiones absurdas de las que nutrimos nuestros recuerdos de su infancia. Vamos a repasar algunas de las más disparatadas de nuestros «cachorros».

Potítamo por hipopótamo (Sara)

hipopotamo

Mis hijas la verdad es que siempre han sido muy redichas y tienen expresiones de mucho más mayores que lo que son ellas, pero si tengo que elegir algo de lo que decían me quedo con el potítamo de Mencía, que me mataba de ternura cada vez que lo decía. Yo voto porque le cambien el nombre y todo.

Estoy hasta la cabeza (María Jardón)

nino enfadado
Niño enfadado (Shutterstuck)

Cuando mis hijos consiguen enfadarme mucho hay una expresión que he dicho más de una vez «¡Estoy hasta las narices!» mi mayor, enseguida hizo la expresión suya y cuando se enfada suelta «Estoy hasta la cabeza», que bien mirado tiene toda su lógica porque está más arriba que las narices… y qué queréis que os diga, no puedo evitar partirme de la risa, así que ese suele ser el fin del enfado por una parte y por otra.

«Basicamente» (María L. Fernández)

expresiones

¿En serio? ¿Sólo una? ¡Pero si mis hijas son una caja de «patadas» lingüísticas! Mi mayor nadaba a «troll», quería echarse «sosodorante», se pasó hasta los siete años diciendo «dracias» sin que nadie se diese cuenta y, más recientemente, que los «olfanatos» no existían. A la pequeña es más difícil «pillarla» en un renuncio porque tiene tanto sentido del ridículo que lingüísticamente no arriesga para no cagarla. Ahora bien, nos hemos echado unas buenas risas a costa de su «pavo braceado». Pero, sin duda, la expresión que triunfa en esta casa son los adverbios terminados en -mente. Aquí todo sucede, «teóricamente» y «básicamente».

Yo voy a ir disfrazada de **ta (Nat)

bruja
Niñas disfrazadas de brujas vía Shuttersock

Recuerdo a la perfección los Carnavales del primer año de cole de mi hija mayor. Ella tenía clarísimo cual sería su disfraz y lo mejor fue cuando se lo dijo, no precisamente de forma muy clara, a un buen amigo. ¡Mamá me va a disfrazar de **ta!, de dijo entusiasmada cuando él le preguntó de que quería ir disfrazada. Y la cara de mi amigo todo un poema hasta que cayó en la cuenta de que iría de bruja y no de **ta.

Paso de pegatones (Urban&Mom)

Paso peatonal
Paso de peatones (Shutterstuck)

No sabemos en qué momento empezó a  decir «paso de pegatones». La cuestión era que decía peatón perfectamente pero no nombraba bien el sitio por donde pasar. Hasta que un día le preguntamos por qué decía «paso de pegatones». La razón es que era «dónde pegaban a los peatones sino cruzabas bien«. No sé de donde sacó la idea, pero nos ha servido mucho tiempo para que siempre utilizase el paso de cebra. 

Madualidades (Majo)

manualidades

Con mis hijas, el día a día es un descubrir nuevas palabras, y por dos razones muy diferentes. La mayor, se empeña en enriquecer su vocabulario, a riesgo de inventarse cualquier palabra, o darle su toque personal. Y la pequeña, aún no vocaliza de manera correcta por lo que hay días que necesito un diccionario «hijas-mamá» para entenderlas. Pero sin duda, una de las que nos arranca más de una risa es «madualidades»  y es que en casa somos muy aficionados a hacer manualidades y cuando lo pide la pequeña nos morimos de la risa.

«A cazar jalabíes con papá» (Pilar)

videojuegos zelda

Sí, mi hijo mayor jugaba a ZELDA con su padre cuando era un mico. Les encantaba a los dos, se lo pasaban pipa juntos compartiendo tiempo de ese que llaman «de calidad».

Y las risas que nos pasábamos cuando se iban a «cazar jalabíes» eran de lo más tierno, de hecho es una de esas palabras que ya decimos todos así en casa, es una de esas palabras que nos llevan siempre a su niñez, a su infancia y que nos encantan.

Imagen: Majo (Pixabay), María (Shutterstock)