jueves, mayo 19, 2022
InicioEscaparatePropuestas para organizar tus joyas

Propuestas para organizar tus joyas

Si tienes tu joyero lleno y nunca te pones nada, este post te interesa. Mi bisutería era una locura, tenía todo metido en pequeños joyeros que me habían ido regalando y, al final, nunca me ponía nada. La mayoría de las veces no me acordaba de lo que tenía y, otras tantas cuando iba a coger algo no me acordaba donde estaba o la cadena estaba enrollada con pendientes, etc.

En el cambio de armario de este año me propuse meterme también con mis joyitas y organizarlas para poder darles uso, porque si no me voy a poner ningún collar, ni ninguna pulsera… si me voy a poner siempre los mismos pendientes ¿para que quiero todo lo demás?

Empecé a buscar en internet, pedir ideas, probar cosas y finalmente, he conseguido ¡tenerlo todo ordenado! y lo que es más importante ¡a la vista! Bueno, más o menos (que estas cosas ya sabes que siempre se pueden mejorar). Si te encuentras en el mismo punto que yo, aquí te dejo algunas propuestas para organizar tus joyas.

Tira o da lo que ya no vas a utilizar

Si, seamos realistas, seguro que tienes muchos pendientes desparejados, pulseras con el cuero o el cordón medio roto, collares descoloridos o con alguna pieza un poco cascada… todos ellas ¡fuera! También es probable que haya otros accesorios que estén bien pero no te gusten, no te hagan sentir bien o simplemente, te hayas cansado de ellos. Puedes dárselo a alguien que sepas que le va a gustar o donarlo, hay asociaciones que los utilizan para venderlos en mercadillos y recaudar fondos. Infórmate y seguro que en tu zona hay alguna.

También recuerdo haberle escuchado alguna vez a Alicia Iglesias de Orden y Limpieza en casa, que ella las guardaba en bolsitas y las incluía en las bolsas de ropa que preparaba para donar, esa también puede ser una buena solución.

Separa por categorías

Una de las cosas que aprendí de Marie Kondo es que siempre hay que separar por categorías y, para organizar un joyero también es válido.

Separa pendientes, collares, pulseras… pero también los que son más de fiesta, para el día a día, de verano, etc. En mi caso, los coloqué todos encima de la cama separados por categorías para que luego fuera más fácil ir organizándolos.

Bisutería para utilizar a diario

Hay algunos pendientes y cadenas que nos ponemos prácticamente a diario. Estos, lo mejor es que los tengamos en algún sitio cómo el baño, la cómoda de nuestra habitación o si tenemos un tocador.

En este caso, lo ideal es tener un organizador plano con diferentes espacios para poner las joyitas y que sean fácil de coger. Pueden ser desde unas cajas de metraquilato transparente y con diferentes espacios, a un joyero como éste que encontré en amazon y en el que lo puedes ver todo a simple vista.

Otra alternativa muy interesante y decorativa a la vez, es tener un elegante árbol en el que poder colgar algunas cadenas y pulseras que utilicemos en nuestro día a día.

Para el resto de las joyitas

Seamos realistas, aunque nos hayamos desecho de varias en el primer paso, es muy probable que sigamos teniendo muchas, así que aquí os dejo algunas ideas que me han parecido muy interesantes para tenerlas a la vista y sacarles partido, que es de lo que se trata.

Colgador en percha: esta opción que puedes encontrar aquí es muy práctica. Yo la tengo detrás de la puerta de la habitación y la verdad es que las cosas están a la vista y son muy cómodas de guardar y coger. El mío tiene solo una cara llena de bolsillos, pero este que comparto aquí tiene la opción de colgar collares por el otro lado lo que me parece que está muy bien.

Adaptar un cajón: está idea me ha encantado y estoy muy contenta con el resultado. He cogido cajitas de joyas que tenía o alguna caja pequeña que tenía por casa como la de algún móvil, y he compartimentado un cajón pequeño de la cómoda. Me encanta porque no están a la vista directamente pero con abrir el cajón ya lo veo todo.

Joyero con espejo: este estuve muy tentada de cogerlo porque me parece una pasada, pero al final no creo que tenga tantas joyitas como para utilizarlo y ya me parece que tiene un precio considerable. No os puedo hablar por experiencia pero si parece cómodo.

Panel en la puerta del armario: algo que me recomendasteis varias de vosotras, colocar un panel de coche en la parte interior de la puerta del armario y colgar ahí, sobre todo los collares. Me parece una alternativa muy buena también.

Y si te sobra espacio en la habitación y el dinero no es problema, buscando alternativas me encontré el mueble ideal para guardar todas las joyitas. En mi caso no es factible, pero oye, igual a ti te encaja perfectamente.

Para irnos de viaje

Y por último, podemos tener un pequeño joyero que llenaremos cuando preparemos la maleta, son muchas las opciones que hay. En mi caso, tenía dos que me regalaron hace tiempo y los tenía siempre llenos lo que he visto que no es muy práctico porque luego nunca me los llevaba. Guárdalo vacío y, cuando estés preparando la maleta selecciona las joyitas que crees que te apetecerá utilizar en ese viaje, también tendrán mucho que ver con la ropa que lleves.

Cómo ves, son muchas las opciones que podemos utilizar para tener nuestras joyitas bien colocadas y a la vista para poder darles uso. Es una pena, tener nuestros joyeros llenos e ir siempre sin nada. Espero que alguna de estas ideas te sea de utilidad y si tu tienes otra solución interesante, compártela en comentarios que seguro que nos vendrá bien.

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.