lunes, octubre 25, 2021
InicioMaternidadEnseña a tu hijo a protegerse en las redes sociales

Enseña a tu hijo a protegerse en las redes sociales

En varias ocasiones ya os hablamos de algunas de las cuestiones que más preocupan a los padres cuando de hijos y redes sociales se trata. Os hemos ofrecido algunos consejos prácticos, de padres a padres, fruto de la experiencia propia a la hora de lidiar armónicamente con ambas cuestiones. Pero hoy queremos retomar el tema para compartir con vosotros un material que llegó a mis manos y que creo que es excelente. Se trata de información práctica acerca de los peligros a los que los jóvenes deben hacer frente cuando se mueven por internet y cómo deben protegerse. 

Peligros en internet

La alarma

«Antes evitábamos subirnos a un coche con extraños, ahora contactamos con extraños a través de internet para compartir coche». Este pensamiento con tintes humorísticos que leí hace tiempo en un artículo que reflexionaba acerca de cómo internet ha cambiado nuestra vida retrata a la perfección cómo se ha distorsionado el «umbral» del peligro. Queremos proteger a nuestros hijos a toda costa de ese mundo opaco que circunda en ocasiones internet y las redes sociales pero, como adultos, muchos de nosotros nos sumergimos en él casi con una venda en los ojos.

La primera vez que acudí a una quedada bloguera viajé y compartí habitación con una auténtica desconocida con la que apenas llevaba unas semanas hablando a través de twitter. Nuestros muros se llenan de fotos de viajes, de quejas y alegrías, de sesudas reflexiones en las que vamos retratando nuestra vida a cuentagotas con una profusión que, si hacemos el ejercicio de observarla en su conjunto, nos causaría hasta rubor vernos así de expuestos.

No es magia ni ilusionismo, es el mundo virtual en estado puro. Nos hemos dejado llevar por las facilidades que nos ofrece el 2.0 hasta exhibirnos sin pudor.

Solo retomando las riendas de nuestra privacidad podremos transmitir a nuestros hijos que más allá de los peligros evidentes que se pueden encontrar en las redes sociales, hay otras muchas puertas traseras en internet por la que se escapa nuestra intimidad.

Todos tenemos derecho a proteger nuestros datos

«Cuando te registras en un juego de internet, si chateas, cuando publicas una foto en una web, para darte de alta o alquilar juegos, tienes que dar tus datos. Dicen quién eres, dónde vives, qué te gusta, quiénes son tus padres, qué puedes comprar, comer o vestir». Es la primera reflexión que el material del que os hablaba antes lanza a nuestros adolescentes. «Debes aprender cuándo debes y cuando no debes darlos». La primera norma es clara: Nunca compartas tus datos «si no te dices para qué los quieren, si no piden permiso a tus padres y porque no dicen abiertamente quiénes son». 

Los peligros ocultos que nuestros adolescentes encuentran en las redes sociales

Sigue adelante para conocer más consejos que compartir con tus hijos:

Si no te explican qué datos necesitan, quién los quiere y para qué van a usarlos; o bien cómo borrarte… tampoco des tus datos.

Si tienes menos de 14 años y no te piden el permiso de tus padres para recoger tus datos… desconfía y no se los des.

En internet no todo el mundo es quién dice ser

Comparte información solo con amigos «reales», con gente que conoces y en la que confías y a la que tus padres también conocen. No des tus nombre y apellidos, no digas donde vives o tu número de teléfono a desconocidos.

Si utilizas mensajería con amigos, nunca invites a extraños.

Cuando te registres crea usuarios que no te identifiquen, nunca des tu nombre real y no compartas las contraseñas absolutamente con nadie, salvo con tus padres.

Si quiere abrir un blog o una página personal, que lo sepan antes tus padres. Allí vas a colgar fotos, gustos, vídeos y mucha información que define quién eres. Restringe la privacidad para que solo tus amigos puedan entrar.

Igualmente, en tu página personal nunca des datos reales de tus amigos, protege su privacidad y, por supuesto, nunca publiques fotos en las que aparecen sin su consentimiento y el de sus padres.

Internet y adolescentes, una peligrosa combinación

De la misma forma que en la vida real solo utilizas, lees o juegas en sitios apropiados para tu edad, antes de utilizar un servicio de internet trata de averiguar a partir de qué edad puede utilizarse. Los sitios para adultos pueden ser MUY peligrosos para niños y jóvenes.

No descargues programas que no conozcas ni abras mensajes de desconocidos, pues pueden ser la puerta de entrada para la instalación de programas que espíen tu ordenador. Eso puede comprometer tu seguridad y la de toda la familia si se trata de un equipo compartido. Datos como el número de las tarjetas bancarias de tus padres o sus contraseñas pueden quedar expuestos.

Confía siempre en tus padres, pregúntales si tienen dudas, cuéntales por dónde navegas, qué datos te piden, enséñales el programa que quieres instalar, consúltales si te llega un correo extraño. Nunca des tus datos sin que ellos lo sepan. Ellos se preocupan por ti y siempre te ayudarán.

Imágenes: Shutterstock

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease