jueves, mayo 19, 2022
InicioMujer Actual5 razones por las que mi marido me reenamora todos los días

5 razones por las que mi marido me reenamora todos los días

A estas alturas creo que si hay un marido famoso en Mujeres y Madres Magazine es el mío. No me prodigo en hablar mucho acerca de él, pero cuando lo hago sabéis que no me dejo nada en el tintero. Tengo un marido de alta demanda. Ya he reconocido en otras ocasiones que la realidad ficcionada es una práctica habitual entre los que contamos historias, pero también que en todas nuestras aventuras siempre hay un velo -más o menos notorio- de veracidad. Y hoy, precisamente, voy a hablaros de esa realidad, de ese día a día.

marido

Hace unos días, hablando con unas amigas acerca de las relaciones de pareja, concluíamos que para saber si merece la pena continuar con una de ellas bastaba con someterlas al juicio de la balanza. Si las cosas buenas pesaban más que las malas, ¡adelante! debíamos luchar por ella; si las malas superaban a las buenas, era el momento de pasar página.

mi marido

El truco -o quizás el engaño, según se mire- radica en la forma de mirar. Si una relación te interesa, siempre vas a verle cosas buenas; mientras que si estás hastiada de ella, al final, todo acabará molestándote.

Así, acabarás preguntándote cuándo ese madurito sexy de barba de tres días se ha convertido en el caballero de media edad con aspecto guarrete y descuidado que mora en tu cama. O, de la misma forma no sabrás qué extraña atracción ejercerá este hombre sobre mí que hasta lo encuentro sexy cagando.

No ansíes tambores y fanfarrias. Al final, el amor se nutre de pequeños gestos, ¿no? Pues la situación más cotidiana, los detalles más mundanos acaban encerrando amor del bueno. ¿Que no te lo crees? Te voy a dar pistas de dónde encontrar. Haz este ejercicio conmigo entonando un “mi marido me reenamora cuando…”

Cuando cambia el rollo del papel higiénico

Porque, al fin y al cabo, el mundo se divide entre las personas que cambian el rollo de papel higiénico cuando lo acaban y los que piensan “que se las apañe el siguiente” y ni tú ni yo, evidentemente, queremos compartir nuestra vida con uno de los segundos. ¿Quién puede confiar en alguien que te deja, literalmente, con el culo al aire?

mi marido
El sueño de todo marido…

Cuando vacía el lavavajillas a las cinco y media de la mañana

Y lo hace, además, con el sigilo necesario para que el tintinear de vasos y platos no despierte a toda la familia. He de confesar que el primer día que me levanté, abrí el lavavajillas y descubrí que él ya lo había recogido todo antes de irse a trabajar sufrí un microorgasmo espontáneo.

Cuando te deja un zumo de naranja natural en la nevera

Hago aquí hincapié en el hecho de que se levanta a las cinco y media de la mañana. Pues a esa hora, en la que yo ya tendría serios problemas para coordinar cualquier movimiento que no sea estrictamente necesario para seguir respirando, él es capaz de recoger el lavavajillas y, además, ¡dejarme un zumo de naranja natural en la nevera, con todas sus vitaminitas allí dentro, sin evaporar, desafiando la más básica lógica maternal!

Cuando jalea mis ideas disparatadas

Que son pocas, no os voy a engañar, pero justamente eso lo hace más necesario. Porque cuando una se sale de su guión vital lo que necesita, precisamente, es alguien que la jalee, no que la devuelva al redil.

mi marido

-¿Qué te parece que hagamos quinientos kilómetros en coche ida y quinientos vuelta en el día para ver un partido de baloncesto?
-¿A qué hora salimos?
-¿Adoptamos un gatito?
-¿Macho o hembra?
-¿Y si me matriculo en un postgrado de ciencia medioambiental aplicada a la cría del caracol?
-¿Necesitas que te compulse algo para la matrícula?

Pon un marido como el mío en tu vida y prepárate para llegar hasta el infinito y más allá.

Cuando dice que mi comida está deliciosa

Y, admitámoslo, a veces es una auténtica bazofia. Entre las prisas, la multitarea y mi empanada perpetua, mis fails culinarios son sonados. Pero, sin embargo, ahí está siempre él, presto y dispuesto para rebañar hasta la última migaja.

Cuando me envía mensajes subidos de tono por Whatsapp

Mensajes de esos que te sonrojan, provocan una risa floja y requieren que los borres para que no quede rastro del delito. Unos mensajes que estimulan también mi intelecto, porque con tanto emoticono ya no sé si lo que quiere es decirme que ha hecho calabacines con conejo para cenar y que después me va a interpretar un concierto de trompeta antes de lanzar confeti o querrá darme un revolcón en la cocina hasta que oiga trompetas y me salgan chirivitas por los ojos.

mi marido
¡Ay que me pongo “colorá” solo de pensar en lo que me quiere hacer!

Cuando asegura que siempre soy sexy

Que no seré yo quien diga lo contrario ¿eh? pero hay que hacer un auténtico ejercicio de imaginación para emitir tal juicio cuando me levanto con pelos de puerco espín, aliento de ultratumba, voz de cazalla y outfit de mendigo siberiano -por lo abrigada-. Si a un marido “lo pones” incluso cuando luces en pelotas y con calcetines de lana y acepta hacer así el amor para que no se te enfríen los pinreles, coincidiréis conmigo en que ahí hay amor del bueno.

Imágenes: Giphy. Imagen destacada marido superhéroe vía shutterstock

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo