jueves, enero 20, 2022
InicioOcioPor qué las madres seríamos mejores espías que James Bond

Por qué las madres seríamos mejores espías que James Bond

James-Bond

La semana pasada se publicó que el Parlamento Británico estaba buscando a madres de mediana edad para que se unieran a las filas de sus espías. Estos hijos de la Gran Bretaña han tardado años en darse cuenta de que el de James Bond es un modelo caduco y que las que de verdad partimos el bacalao con el tráfico de información somos las madres. He aquí mis razones por las que somos mejores espías que ese flojo 007.

1. Porque los días nos cunden más. Esto es así. A Bond se le iban la mitad de los días viajando de una punta  a otra del planeta. Nosotras en cambio, podemos aprovechar los trayectos para organizar la compra semanal, responder a algún cliente, parar un segundito a recoger un palé para una manualidad y, si no vamos conduciendo, a hacernos la manicura para llegar estupendas.

2. Porque tenemos mucha información que no nos cuentan directamente. Torturar a los malos es cosa del pasado. ¿Quién no ha disfrutado escuchando de soslayo una conversación ajena mientras estamos muriendo de aburrimiento en el parque vigilando a nuestras fieras?

3. Porque tenemos una red de contactos que ya quisiera Bond para sí. Entre los blogs de madres, el Facebook y las tuiteras de pro, no se nos escapa una.

4. Porque conocemos los secretos de las drogas arcanas: desde el poder sedante de los paseos en coche a los estados de excitación provocados por el Dalsy.

5. Porque tras años de privación, ya casi no necesitamos dormir. Las torturas no sirven con nosotras. Ya nos han gritado antes, ya nos han tirado del pelo antes y ya no nos han dejado dormir antes. Y mejor. ¿Cómo esperan asustarnos para sacarnos la información?

6. Porque tras la maternidad nadie conoce nuestro verdadero nombre. No necesitamos una identidad secreta tipo 007. Os lo aseguro, yo cada vez soy menos Patch y más «la mamá de Raquel».

7. Porque no necesitamos un vehículo fardón para cumplir todas las misiones. Nos apañamos con un coche cuyos asientos traseros están inutilizados entre sillitas y restos orgánicos de comida y otros trastos

8. Porque tenemos el mejor método de camuflaje: las manchas de mocos, vómitos o mejunjes varios. Os lo aseguro, llevad un manchurrón de mocos en la manga y será lo único que verán de vosotras: ni la cara ni el color de la ropa.

9. Porque tenemos una habilidad manual que ya quisiera MacGyver para sí. Hemos sido entrenadas por las mejores guarderías del planeta para hacer cámaras de fotos con cajas de galletas o para hacer collares con macarrones desde tiempos inmemoriales.

10. Porque hablamos muchos idiomas y somos capaces de comunicarnos con una mirada, con un gesto o con el símbolo internacional de «como sigas así te vas a caer».

Así que señores del MI5, tienen ustedes toda la razón. Las madres estamos preparadas para este tipo de misiones. Y por la redacción de Mujeres y Madres Magazine, más de una estaría encantada de ser «agente secreta»

Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

18 COMENTARIOS

  1. Muy bueno! El del camuflaje de manchurrones me gusta especialmente, aunque el de la privación de sueño me ha dado ganas de llorar, de las ganas que tengo de sobar una noche seguida.

    Sólo añadiría nuestra capacidad para detectar mentiras: «¿Has sido tu?» mirando fijamente al sospechoso y basandonos en el temblor de la pupila para saber si realmente es el autor de las huellas de Nutella en las cortinas. 😉

  2. Como profesional de la investigación privada te diré que las mujeres somos mucho más perspicaces y tenemos una innata capacidad para sacar información que los hombres carecen. Asimismo pasamos mucho mas desapercibidas……..

    • Hum, me alegro que mis opiniones coincidan con las tuyas, ya sé dónde encaminar mi carrera si el communitymanayerismo no me funciona 🙂

  3. Buenísimo… lo de la tortura es que es clavado!!!!!!!!! 6 años llevo sin saber lo que es dormir una noche entera.. que vengan a mi con esa tortura..jejejeje.. y lo del camuflaje… de traca.. jejejeje… creo que voy a cambiar mi curriculum ya que seguro que ahora encuentro trabajo .. un besazo

  4. Y porque nos tomamos el Gin Tonic agitado, no movido.
    Y porque el segundo es más fácil. ay jjjaajjaja.
    Y porque lo que nos mueve el deber. El deber el agua, la luz, las letras del apartamento en la playa…
    Ay jajajjajaa, cómo me ha gustado esta entrada, has estado diabolicamente perfecta.
    Yo tengo hasta a los rusos de la guardería, ya saben, para dar ambiente. Buahahhaha.

    El sur, Gemma El sur.
    😉

  5. Ostras lo que me he reído! Jajajaja
    Falta el super poder de toda madre de encontrar las cosas que nadie es capaz de encontrar 😀
    Saludos!

  6. ¡Real como la vida misma! Mucho trajeciot impoluto y mucho coche de lujo pero a este lo coge cualquier madre y le quita el puesto de trabajo en 2 minutos. Además, al MI5 le saldríamos regaladas: españolas, madres y con un sueldo un 30% inferior de media al de cualquier hombre ¡estamos regaladas!

  7. jajajaja, buenísimo! Madres al servicio de su majestad (aka nuestro retoño)! Yo añadiría, a parte de lo que han comentado, que también es tremendo, nuestra capacidad de supervivencia, muy superior a la de los cuerpos de élite: una madre es capaz de alimentarse tarde, mal y con cualquier cosa, y aún así seguir viva y a pleno (o algo) rendimiento. 😉

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.