Por qué las madres seríamos mejores espías que James Bond

18

James-Bond

La semana pasada se publicó que el Parlamento Británico estaba buscando a madres de mediana edad para que se unieran a las filas de sus espías. Estos hijos de la Gran Bretaña han tardado años en darse cuenta de que el de James Bond es un modelo caduco y que las que de verdad partimos el bacalao con el tráfico de información somos las madres. He aquí mis razones por las que somos mejores espías que ese flojo 007.

1. Porque los días nos cunden más. Esto es así. A Bond se le iban la mitad de los días viajando de una punta  a otra del planeta. Nosotras en cambio, podemos aprovechar los trayectos para organizar la compra semanal, responder a algún cliente, parar un segundito a recoger un palé para una manualidad y, si no vamos conduciendo, a hacernos la manicura para llegar estupendas.

2. Porque tenemos mucha información que no nos cuentan directamente. Torturar a los malos es cosa del pasado. ¿Quién no ha disfrutado escuchando de soslayo una conversación ajena mientras estamos muriendo de aburrimiento en el parque vigilando a nuestras fieras?

3. Porque tenemos una red de contactos que ya quisiera Bond para sí. Entre los blogs de madres, el Facebook y las tuiteras de pro, no se nos escapa una.

4. Porque conocemos los secretos de las drogas arcanas: desde el poder sedante de los paseos en coche a los estados de excitación provocados por el Dalsy.

5. Porque tras años de privación, ya casi no necesitamos dormir. Las torturas no sirven con nosotras. Ya nos han gritado antes, ya nos han tirado del pelo antes y ya no nos han dejado dormir antes. Y mejor. ¿Cómo esperan asustarnos para sacarnos la información?

6. Porque tras la maternidad nadie conoce nuestro verdadero nombre. No necesitamos una identidad secreta tipo 007. Os lo aseguro, yo cada vez soy menos Patch y más “la mamá de Raquel”.

7. Porque no necesitamos un vehículo fardón para cumplir todas las misiones. Nos apañamos con un coche cuyos asientos traseros están inutilizados entre sillitas y restos orgánicos de comida y otros trastos

8. Porque tenemos el mejor método de camuflaje: las manchas de mocos, vómitos o mejunjes varios. Os lo aseguro, llevad un manchurrón de mocos en la manga y será lo único que verán de vosotras: ni la cara ni el color de la ropa.

9. Porque tenemos una habilidad manual que ya quisiera MacGyver para sí. Hemos sido entrenadas por las mejores guarderías del planeta para hacer cámaras de fotos con cajas de galletas o para hacer collares con macarrones desde tiempos inmemoriales.

10. Porque hablamos muchos idiomas y somos capaces de comunicarnos con una mirada, con un gesto o con el símbolo internacional de “como sigas así te vas a caer”.

Así que señores del MI5, tienen ustedes toda la razón. Las madres estamos preparadas para este tipo de misiones. Y por la redacción de Mujeres y Madres Magazine, más de una estaría encantada de ser “agente secreta”

18 COMENTARIOS

  1. Muy bueno! El del camuflaje de manchurrones me gusta especialmente, aunque el de la privación de sueño me ha dado ganas de llorar, de las ganas que tengo de sobar una noche seguida.

    Sólo añadiría nuestra capacidad para detectar mentiras: “¿Has sido tu?” mirando fijamente al sospechoso y basandonos en el temblor de la pupila para saber si realmente es el autor de las huellas de Nutella en las cortinas. 😉

  2. Como profesional de la investigación privada te diré que las mujeres somos mucho más perspicaces y tenemos una innata capacidad para sacar información que los hombres carecen. Asimismo pasamos mucho mas desapercibidas……..

  3. Buenísimo… lo de la tortura es que es clavado!!!!!!!!! 6 años llevo sin saber lo que es dormir una noche entera.. que vengan a mi con esa tortura..jejejeje.. y lo del camuflaje… de traca.. jejejeje… creo que voy a cambiar mi curriculum ya que seguro que ahora encuentro trabajo .. un besazo

  4. Y porque nos tomamos el Gin Tonic agitado, no movido.
    Y porque el segundo es más fácil. ay jjjaajjaja.
    Y porque lo que nos mueve el deber. El deber el agua, la luz, las letras del apartamento en la playa…
    Ay jajajjajaa, cómo me ha gustado esta entrada, has estado diabolicamente perfecta.
    Yo tengo hasta a los rusos de la guardería, ya saben, para dar ambiente. Buahahhaha.

    El sur, Gemma El sur.
    😉

  5. Ostras lo que me he reído! Jajajaja
    Falta el super poder de toda madre de encontrar las cosas que nadie es capaz de encontrar 😀
    Saludos!

  6. ¡Real como la vida misma! Mucho trajeciot impoluto y mucho coche de lujo pero a este lo coge cualquier madre y le quita el puesto de trabajo en 2 minutos. Además, al MI5 le saldríamos regaladas: españolas, madres y con un sueldo un 30% inferior de media al de cualquier hombre ¡estamos regaladas!

  7. jajajaja, buenísimo! Madres al servicio de su majestad (aka nuestro retoño)! Yo añadiría, a parte de lo que han comentado, que también es tremendo, nuestra capacidad de supervivencia, muy superior a la de los cuerpos de élite: una madre es capaz de alimentarse tarde, mal y con cualquier cosa, y aún así seguir viva y a pleno (o algo) rendimiento. 😉

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre