Ritual facial en casa aprovechando que tenemos tiempo

0

Siempre nos quejamos de falta de tiempo para dedicarlo a mimarnos un poco pues bien, nuestros anhelos se han hecho realidad y ahora tenemos tiempo para organizar una rutina facial en casa sino todos los días sí varias veces a la semana. Vamos a sacar algo bueno de estos días sin poder pisar la calle: vamos a cuidarnos para que la reentrée o más bien la resortiée (si es que existe el palabro), nos pille con una cara espectacular. No es complicado y tampoco costoso, ya veréis.

Adelgazar es complicado que adelgacemos sin salir de casa pero sí podemos cuidar nuestra piel con tiempo, tranquilidad y minuciosidad. Vamos a centrarnos en la piel del rostro que habitualmente suele ser la más castigada por la polución, los maquillajes y el estrés diario.

Una rutina facial en casa para disfrutarla

Y nos lanzamos de cabeza a la doble limpieza. Lo ideal sería una higiene facial por la mañana y otra por la noche pero para ir empezando vamos a hacernos una bien a fondo en dos pasos.

El primero con un bálsamo o un limpiador con base de aceite, que hidrate y que arrastre con todas las impurezas que pueda tener nuestra piel. El segundo con un limpiador con una base acuosa para eliminar los restos del anterior y los restos de grasa que puedan haber quedado en nuestra piel.

¿Cómo retiramos las dos limpiadoras? Con una toalla pequeña humedecida en agua tibia que arrastre bien con todo el producto y deje la piel limpia y preparada para el siguiente paso.

rutina facial

Podemos poner una mascarilla justo en ese momento. Una mascarilla limpiadora de arcilla que descongestione también la piel además de limpiar en profundidad o una mascarilla hidratante que mejoran la humedad de la piel del rostro que nunca está de más. Es el momento de sacar esa mascarilla que trajo Papá Noël y que no teníamos claro cuando podríamos usar.

Algunas mascarillas se pueden hacer en casa con fruta o productos lácteos, seguro que encontráis un buen montón de recetas en la red.

Es importante respetar el tiempo que debe estar la mascarilla sobre la piel. Lo mejor es tumbarse, relajarse y dejar que actúe para que de verdad notemos los beneficios cuando la retiremos.

Llega el momento del tónico, sí, ese frasco de tónico al que hasta ahora no les has hecho ningún caso es el que ahora hay que aplicar. Ahora te viene al pelo. Un tónico para pieles sensibles o un tónico exfoliante (este no lo deberías usar todos los días, ni siquiera a días alternos o por lo menos, antes de usarlo con cierta frecuencia prueba a ver qué reacción hace en tu piel).

¿Cómo lo aplicamos? Pues puede elegir o bien con un disco de algodón o con una toallita pequeña o directamente con la palma de la mano, a gusto de la consumidora que eres tu.

¿Tienes uno de esos sueros o sérums que no usas normalmente por falta de tiempo? ¡Sácalo del cajón porque ha llegado el momento de aplicarlo! Son uno de los productos más eficaces y que más agradece nuestra piel pero sí, no suele ser de los que más usemos por eso, por falta de tiempo. Llevan mayor carga y concentración de principios activos que las cremas pero si las instrucciones no lo dicen específicamente, no es muy recomendable masajearlos en exceso. Lo mejor es aplicarlos con suaves toques por el rostro y el cuello ¡no nos olvidemos del cuello!

rutina facial
Desconectando y dejando actuar una mascarilla de Ella Baché en la piel de nuestra redactora

Lo mismo nos pasa con las cremas específicas para el contorno de ojos, este es el momento de aplicarlas y revertir en la medida de lo posible esos signos de la edad que tanto preocupan. El contorno de ojos es una zona sensible que tiende a inflamarse y a hiperpigmentarse así que aplicamos el contorno de ojos en toda la zona, no sólo la inferios sino también el párpado superior e incluso el entrecejo, el gran olvidado.

Una vez que notamos que el contorno de ojos se ha absorvido correctamente pasamos al producto final: la crema o el fluido habitual que usemos, el que más se ajusta a las necesidades de nuestra piel. Una crema hidratante y después de los productos que ya hemos aplicado, será el punto y final perfecto para nuestra rutina facial en casa.

Consejos a tener en cuenta

Como estamos en una situación bastante atípica hay que ser aún más escrupulosos de lo habitual con la higiene antes de empezar con nuestra rutina facial en casa:

  • Desinfecta bien tus manos antes de empezar con la rutina facial en casa
  • No te olvides de cerrar correctamente cada envase cuando termines de usarlo
  • Las toallas de algodón que hayas usado van directamente a la lavadora y los discos de algodón desechables a la basura
  • Muy recomendables los envases que dispensan sólo la dosis exacta del producto y así permiten aislar el resto
  • Si es un frasco tradicional emplea una paleta de plástico, una paletina o un aplicador, es más higiénico
  • No, no es el momento de compartir cosméticos con el resto de la familia
  • Quizás sea muy interesante sacar un rato para limpiar a fondo el rincón donde guardas todos esos productos e incluso para revisar los que posiblemente hayan caducado o lleven demasiado tiempo abiertos.

Con todos estos consejos y recomendaciones e implementando esta rutina facial en casa, estamos convencidas que volverás a salir, cuando podamos, con una cara espectacular ¡ya lo verás! Al mal tiempo, buena cara, ya sabes.