miércoles, junio 29, 2022
InicioSaludLo de sufrir en silencio las hemorroides, pasó a la historia

Lo de sufrir en silencio las hemorroides, pasó a la historia

Las hemorroides son un componente normal de la anatomía humana, un almohadillado que permite mantener la continencia, junto con otros músculos y tejidos. Mejor prevenir y cuidar que sufrir en silencio las hemorroides como decía aquel anuncio que a la mayoría se nos ha quedado grabado en la memoria.

Hablamos de una dolencia que sufre el 50% aunque se sabe que siete de cada diez españoles sufrirá algún tipo de patología anorrectal durante su vida según los datos que maneja Dosfarma, la farmacia online más conocida del mercado español. Es verdad que solemos acordarnos de ellas sólo cuando las venas que rodean el ano o el recto se inflaman y provocan las consiguientes molestias porque es ahí cuando hablamos de hemorroides patológicas, esas de las que nos hablaba la publicidad cuando decían lo de sufrir en silencio las hemorroides.

Las hemorroides patológicas son las dilataciones de las venas del plexo hemorroidal, que se convierten en varicosidades y causan dolor, molestias, incomodidad, irritación, picor, quemazón, pesadez, sensación de presión, mucosidades, bultos duros y sensibles al tacto o también pueden ulcerarse y sangrar.

Estas venas inflamadas aparecen alrededor del ano, en la parte interior del recto o pueden estar prolapsadas, es decir, sobresalir por fuera. Todos estos síntomas suelen ser pasajeros, pero en ocasiones se convierten en una patología enormemente dolorosa que, si no se trata, incluso será incapacitante.

Juan Desmonts, farmacéutico y fundador de Dosfarma comenta que es importante “…consultar sobre los problemas médicos con los profesionales que pueden ayudar a resolverlos y no sentirse cohibidos a la hora de hablar de una parte tan importante de la anatomía humana, relacionada directamente con la salud y la vida y que tanto sufrimiento puede llegar a causar.”

Es preciso consultar cuanto antes en el caso de sangrado, porque puede que no se trate de hemorroides, sino de otras enfermedades como el cáncer colorrectal y anal, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, divertículos, fisuras, pólipos, úlceras gástricas…

Las causas son muy diversas, pero pueden englobarse en dos: la primera serían los factores hereditarios y la segunda, la presión intraabdominal sobre las venas que rodean el ano y que puede estar provocada por embarazos, partos, estreñimiento crónico, diarreas, obesidad, sedentarismo, por levantar pesos a diario, por las características fisiológicas, por alteraciones del esfínter.

Además, el envejecimiento es con frecuencia otro factor de riesgo para sufrir problemas de hemorroides, ya que suele conllevar el debilitamiento de los tejidos que sujetan el ano y el recto.

Dadas sus duras consecuencias, se recomienda hacer todo lo posible para alejar esta patología de nuestras vidas. Aunque la genética tenga mucho que decir, existen ciertos hábitos de vida saludable que ayudan a librarse:

  1. – Llevar una dieta rica en fibra, con abundancia de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.
  2. – Beber agua frecuentemente, a lo largo de todo el día, durante las comidas y entre estas.
  3. – Evitar estar durante largos periodos sentado, ya sea en el trabajo o en el sofá de casa.
  4. – Procurar no pasar demasiadas horas de pie.
  5. – Tener una vida activa: practicar algún deporte y salir a caminar cada día.
  6. – No permanecer mucho rato en el retrete, ni llevarse libros, revistas o el móvil y no esforzarse en las deposiciones.
  7. – No abusar de irritantes del canal anal, como la cafeína, los picantes o el alcohol.
  8. – Limpiarse siempre con toallitas húmedas y no con papel seco o si es posible, lavarse con agua y jabón tras defecar.

Sufrir en silencio las hemorroides no, mejor prevenir

La inmensa mayoría de la gente padece este problema secreto de forma esporádica. Puestos a ser discretos, es posible que el malestar desaparezca en unos pocos días con algunos cuidados caseros. Para curar las hemorroides externas, que son las que se forman debajo de la piel que rodea el ano, los expertos de Dosfarma aconsejan:

  1. – No hacer esfuerzos para defecar.
  2. – Darse baños de asiento con agua tibia durante 10 minutos varias veces al día. Si en lugar de agua utilizamos una infusión de plantas medicinales, mejor.
  3. – Tomar ibuprofeno o paracetamol para aliviar el dolor.
  4. – Aplicar hielo para bajar la inflamación.
  5. – Usar cremas y geles con complejo 2QR para regenerar los tejidos y reducir el dolor, el picor, la irritación o la hinchazón.
  6. – Evitar el papel seco, la ropa interior de fibra, las costuras lacerantes en la zona…
  7. – Utilizar algún laxante o ablandador de heces (oral o en supositorios…).
  8. – Ingerir preparados ricos en fibras para facilitar el tránsito intestinal y ablandar las heces y mucho líquido.

Es importante recordar que los laxantes deben tomarse solo de manera esporádica, que algunos interaccionan con otros medicamentos y que pueden tener contraindicaciones en determinadas patologías y también en embarazadas, por lo que siempre debemos consultar con un médico especialista o un farmacéutico.

Las hemorroides internas, que son las que se forman en el recto inferior y en el revestimiento del ano, no suelen doler, pero pueden causar sangrado de color muy vivo y prolapsar, o sea, salir fuera del orificio anal, lo que provoca incomodidad y dolor. En este caso, tal vez vuelvan al interior por sí solas o también es posible ayudar empujándolas suavemente hacia dentro.

Si los síntomas habituales que ya se han descrito persisten después de una semana de tratamiento casero, hay que pedir cita con el médico de familia o con el especialista en aparato digestivo. Conviene recordar que esto le pasa a mucha gente y que el personal sanitario está habituado a ver el problema constantemente.

¿Qué hará el médico? Lo normal es que recomiende un tratamiento higiénico-dietético; después tomará medidas para aliviar los síntomas mediante medicamentos de uso tópico, fármacos venotónicos, etc., y solo en casos extremos de mucho dolor y sangrado, recomendará algún procedimiento quirúrgico.

El médico realizará una historia clínica, una inspección ocular y, tal vez, un tacto rectal. Luego, dependiendo de su criterio, podrá solicitar otras pruebas, como una anoscopia, una rectosigmoidoscopia…, que son exploraciones mediante sondas que examinan el interior y algunas pueden, a la vez, extirpar, hacer biopsias y resolver de paso el problema.

Los tratamientos quirúrgicos pueden ser inevitables para eliminar el tejido hemorroidal anormal; para ello, hoy en día existen numerosas técnicas mínimamente invasivas, que se llevan a cabo de forma ambulatoria, y otras más clásicas, con anestesia general. El médico encontrará la mejor opción para que su paciente deje de sufrir y pase a hablar de la experiencia con naturalidad y como una prueba superada.

Colaboraciones MMM
Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión