jueves, mayo 19, 2022
InicioOcio5 series que he dejado a medias (huid)

5 series que he dejado a medias (huid)

Primero fue Netflix, por avatares de la vida llegó Amazon Prime y, tras el último cambio de compañía telefónica, en esta familia hemos completado el tridente con HBO. No os miento si os digo que, a día de hoy, tenemos a nuestro alcance más series de las que podemos manejar. El problema es que, con tal oferta y tan poco tiempo libre, hay que seleccionar muy, muy, muy bien lo que vemos para no acabar perdiendo el tiempo.

La cuestión es que, a mayor oferta, mayores bodrios o, sencillamente, con un cupo de series tan amplio a nuestras espaldas es lógico que entre tantas, algunas nos hayan dejado indiferentes, por ser suaves. A estas alturas elegir es difícil. El boca a boca y lo que cuentan en las páginas especializadas acaba haciendo que te decantes por unas y por otras… pero no siempre aciertas. Seguro que si le hiciese caso a Pilar, que de esto sabe un montón, me habría ido mejor, pero ahí va mi selección de series que empecé a ver porque todo el mundo hablaba maravillas y acabé dejándolas a medias.

Una serie de catastróficas desdichas

En verano es cuando más series podemos ver con las niñas. Hace dos años nos encantó el Ministerio del Tiempo y esta vez, intentando que dejen de estar colgadas de Disney Channel, redoblamos la apuesta con algo más sofisticado: Una serie de catastróficas desdichas. En honor a la verdad hay que decir que la primera impresión es buena. Es una serie para niños, pero de esas que apreciamos los adultos. Narra las “catastróficas desdichas” de los niños Baudelaire, un trío de huérfanos acechados por el malvado conde Olaf, empeñado en hacerse con su fortuna. Y esto es lo que hay. Capítulo tras capítulo. Protagonistas, antagonistas, secundarios que ayudan a los protagonistas; secundarios que ayudan al conde Olaf.

Es cierto que la serie tiene un guión bueno, guiños de humor inteligente, una ambientación y estética que me pirran y un discurso narrativo original. Además, está el camaleónico Neil Patrick Harris, que a mí me encanta.  Pero, desdicha tras desdicha, al final cansa. Y si se os mete la cancioncita del principio en la cabeza, ¡ya ni os digo! Veredicto: la dejamos a medias a mitad de la segunda temporada. Dejamos de verla sin aspavientos y nadie volvió a preguntar por ella.

Westworld

Me encantaría poder deciros por qué no me ha gustado Westworld a pesar de que me la super recompendaron y de que el argumento -un parque de atracciones ambientado en el oeste al que la gente acude a vivir aventuras pseudoreales- es prometedor y tiene todas las papeletas para atraparme, pero sencillamente no le llegué a coger el gusto. La vi completa, confiando en que con el paso de los capítulos mejorase, pero la trama cada vez se hacía más enrevesada y, al final, entre que la veía sin atención y que aquello es un embrollo, aunque me matéis no sé deciros ni cómo termina a pesar de que la vi hace apenas dos meses.

Maniac

Esta es el tipo de serie que te entra por los ojos, aunque sea solo por ver el despliegue que Netflix ha hecho en promociones. Maniac hay que verla, sí o sí, porque de no hacerlo te da la sensación de que te vas a perder el super pelotazo de la temporada y tú quieres subirte al carro antes que nadie, para poder recomendarla o, lo que es mejor, para poder decir eso de que “yo ya la vi” cuando te la recomiendan, que es lo que nos encanta hacer a los seriefilos pretenciosos -¡Vamos! un “cuando tú vas, yo vengo de allí” en todos los morros-.

Total, que ahí estamos, en el quinto capítulo de la temporada y yo no tengo todavía muy claro qué es ficción y qué realidad. Los personajes me parecen demasiado histriónicos y arquetípicos y, encima, me revienta sobremanera oír a mi marido alabarla desde el otro lado del sofá  -“es que es buenísima”- a cada giro de tuerca. Una auténtica paranoia y un coñazo absoluto es lo que a mí me parece.  A este paso sigue el mismo camino que Westworld… Así que empieza a quedar claro que lo mío y las series enrevesadas empieza a no tener solución. ¡Yo! ¡Que lo di todo en Héroes y Fringe! ¡Para lo que he quedado!

Suits

La cogí con ansia, como uno de esos reductos que conquisto sola, una de esas series que veo a mi aire. Y lo cierto es que no está mal, puede ser entretenida, pero no deja de ser más de lo mismo. Abogados, pleitos, luchas de poder, rivalidades, enamoramientos… Perdonadme los fans, que se que los tiene a montones, pero me parece una versión actualizada de Ally McBeal, pero sin “bizcochito” ni bebé gigante de por medio. Si tengo que quedarme con una serie de abogados, a mí dadme The Good Wife.

Sucesor designado

series malas

El planteamiento de la serie es bueno. Un atentado contra el congreso de los Estados Unidos acaba con la vida del presidente y todos los congresistas (a excepción de uno). Tal y como recoge la constitución, la presidencia recaerá en el “sucesor designado”, que viene a ser un individuo en la línea presidencial de sucesión que, precisamente para garantizar la continuidad del Gobierno, no está físicamente en el mismo lugar que el resto de cargos durante los actos importantes. En este caso, Tom Kirkman -Kiefer Shuterland-, un político de perfil bajo, es en el que recae la responsabilidad de dirigir el país en medio del caos.

Vale, el planteamiento es una batallita, lo reconozco, pero es de esas batallitas originales que me pueden entretener. El problema es que la serie va perdiendo fuelle capítulo tras capítulo, en una sucesión de conspiraciones a mitad de camino entre 24 horas y El ala oeste de la casa blanca pero sin llegarle a la suela de los talones de ninguna.

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo con “Westworld” y con “Maniac”. En los últimos capítulos no paraba de decir que ni los guionistas, ni los actores ni el director entendían nada, pero que seguían adelante con la serie por el que dirán… Infumables.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo