El tenoestrés, consejos para combatirlo

Las tecnologías están cada vez más presentes en todos los ámbitos de nuestra vida y, la pandemia hizo que el teletrabajo aumentara considerablemente haciendo con ello que las horas pegadas al ordenador se elevaran considerablemente. Reuniones online, bandejas interminables de mails que responder, ayudar a los niños con los deberes que, cada vez, también hay que hacer con un ordenador, en definitiva, cada vez estamos obligados a utilizar la tecnología durante más horas, un hecho que ha empezado a tener un impacto bastante negativo en nuestra salud aumentando el nivel de estrés, esto es lo que se conoce como tecnoestrés.

La sobreinformación a la que se estamos expuestos, la inmediatez que aportan pero también exigen las nuevas tecnologías o la dificultad para desconectar, son algunos de los causantes del aumento de problemas de salud relacionados con las TIC en las últimas décadas.

escribo, luego existo - ordenador

¿Qué es el tecnoestrés?

Cómo su propio nombre indica hablamos del estrés tecnológico, es concreto, “el estrés específico derivado de la introducción y uso de nuevas tecnologías en el trabajo, que conlleva efectos psicosociales negativos derivados del uso de las TIC”, según la definición del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSHT). El concepto no es nuevo, lo acuño en 1984 el psiquiatra Craig Brod en su libro ‘Technostress: The Human Cost of the Computer Revolution’.

Sin embargo, en la actualidad con los smartphone, las redes sociales, el teletrabajo y el ‘teleestudio’ cada vez más presente en las escuelas, ha ido creciendo a pasos agigantados, de hecho, hoy en día se puede dividir en tres tipos específicos: la tecnoansiedad, la tecnofatiga y la tecnoadicción.

Con tecnoansiedad se refieren a la ansiedad, tanto física como mental, que provoca el uso de la tecnología en el entorno laboral. Clic para tuitear

Con tecnoansiedad, el más frecuente, se refieren a la ansiedad, tanto física como mental, que provoca el uso de la tecnología en el entorno laboral. La tecnofatiga, es el cansancio mental que le provoca a una persona el uso de la tecnología, y aquí se podría incluir el ‘Síndrome de la fatiga informativa’ que provoca el bombardeo de información que recibimos constantemente. No sé vosotras pero en mi entorno es algo que hemos comentado en muchas ocasiones. Y por último, la tecnoadición, algo que nos preocupa mucho a las madres y es su uso compulsivo, tener la necesidad constante de estar pegado al móvil.

astenia otoñal

Consejos para combatir el tecnoestrés

Puede parecer complicado pero simplemente con incorporar unos hábitos saludables con respecto al uso de la tecnología, estaremos evitando padecer esta dolencia. Vamos a ver alguna propuesta.

  • Desactiva las notificaciones. Algo tan fácil como desactivar las notificaciones de las diferentes Apps que tienes descargadas evitará que tengas distracciones constantes.
  • Delimita el tiempo: Hay opciones para poner un tiempo limitado en el uso de las redes sociales, por ejemplo, esta es la mejor manera de evitar que te consuman más momentos del día de los que te gustaría.
  • Márcate un horario: En la misma línea que el anterior pero va más allá. Fija un horario en el que desconectar y, en ese rato mantén el móvil alejado o incluso en modo avión.
  • Respeta el tiempo de trabajo. Planificar lo que vas a hacer en cada bloque de trabajo y respétalo, para evitar distracciones lo mejor es que durante ese periodo mantengas el teléfono lo más lejos posible.
  • Si te genera ansiedad algún aspecto en concreto, como no saber utilizar un programa concreto, pide a alguien que te lo explique. Mejor ponerse colorada una vez que dejar crecer la frustración y que acabe desembocando en un problema mayor.
  • Un buen descanso. Dormir bien será de gran ayuda para combatir el tecnoestrés, para ello lo ideal es que tu smartphone se quede fuera de la habitación o, si no es posible, que lo pongas en modo avión.
  • El deporte es otro de los hábitos saludables que, sin duda, tendrá un impacto muy positivo frente a este tipo de estrés.
  • Fomenta tu vida social, eso sí, alejada de las pantallas. Un café o un vino con una amiga, que es la mejor terapia y a ser posible, sin que los teléfonos salgan del bolso.

Si sientes que padeces tecnoestrés y que por ti misma no eres capaz de combatirlo, lo más recomendable es que pidas ayuda a un profesional para poder superarla y poder tener una buena relación con las nuevas tecnologías. Ten en cuenta que pueden ser de mucha utilidad en el día a día, tanto en el terreno personal como en el laboral.

¿Te has sentido en algún momento abrumada por la tecnología?, ¿crees que puedes padecer este tipo de estrés? Te leemos en comentarios.

También te puede interesar:

Maria Jardón

Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.

Artículos recomendados

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.